Investigan la aparición de una fosa común con una treintena de perros en Cuenca

Uno de los perros encontrados./CMMEDIA
Uno de los perros encontrados. / CMMEDIA

Algunos animales fueron arrojados con vida y murieron de hambre y sed

J. V. MUÑOZ-LACUNA

El Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil (Seprona) ha abierto una investigación para identificar a las personas han arrojado a una treintena de perros a una fosa común a las afueras de Tarancón (Cuenca). Los hechos han sido denunciados ante un juzgado por la asociación protectora de animales Hogar de Paz, cuya portavoz, Carolina Rey, asegura que "algunos de los perros fueron arrojados con vida a la fosa, que está en un lugar casi inaccesible del que no se puede salir, por lo que pensamos que fueron arrojados y han muerto de hambre y sed".

Buena parte de los canes encontrados son galgos, lo que hace sospechar a esta protectora que sus dueños han decidido deshacerse de ellos cuando ya no han sido válidos para la caza. "Es una crueldad arrojar a un animal de esta forma cuando nos han prestado un servicio durante años", afirma Carolina Rey, dispuesta a "perseguir a los autores de estos hechos hasta las últimas consecuencias".

En este punto, los propietarios de algunos de los perros serán identificados con facilidad pues los animales contaban con chip. En otros casos, según Carolina Rey, Hogar de Paz ha podido reconocer a algunos de los animales muertos ya que sus dueños acudieron hace tiempo a la protectora para que ésta se hiciera cargo de ellos “pero no fue posible porque no teníamos sitio” CMMEdia

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos