Europa precisa urgentemente inmigrantes para sostener pensiones y sanidad

Europa precisa urgentemente inmigrantes para sostener pensiones y sanidad
Efe

Esta necesidad no se deriva de motivos económicos sino de motivos demográficos ante el envejecimiento de la población

EUROPA PRESSVALENCIA

Los movimientos migratorios internacionales han cubierto "desajustes coyunturales" en la situación demográfica y económica de los diferentes países pero la previsión para el presente y el futuro confirma que "Europa necesita inmigrantes como consecuencia del proceso de envejecimiento de la población", según afirma Juan Francisco Prados, profesor del área de Empresa de la Universidad Internacional de Valencia (VIU).

Esta necesidad no se deriva de motivos económicos, sustentados en una expansión de su producción, sino en motivos demográficos. De hecho, "en un contexto de descenso demográfico, para mantener el mismo nivel de producción sólo hay dos alternativas: incrementar los niveles de productividad o suplir las necesidades de población abriendo las puertas a mayores volúmenes de inmigrantes".

Este asunto impactará pronto sobre los sistemas de pensiones y sanidad, pues su sustento requiere de una proporción suficiente entre trabajadores activos y trabajadores retirados, señala el experto.

Además, asumiendo una apertura de las fronteras exteriores, se planteará un gran reto formativo y de integración, pues la economía europea a diferencia de la asiática no necesita trabajadores de perfil bajo sino que requiere trabajadores cualificados y perfectamente formados. La movilidad internacional deberá asumir una adecuación de los perfiles de los profesionales a los estándares de trabajo en los mercados receptores, siendo la formación un aspecto clave en este proceso de ajuste.

Según el profesor Juan Francisco Prados, "en 2016 el crecimiento de la población europea se imputó únicamente al efecto de la inmigración, pues ante una igualación de nacimientos y defunciones, fueron los 1,5 millones de inmigrantes extracomunitarios los que sostuvieron el crecimiento poblacional". De hecho, en 13 de los 28 estados miembros el número de muertes superó a los nacimientos. En Alemania e Italia, dos grandes potencias europeas, de no consolidarse las entradas de inmigrantes, su población caería para 2050 en un 18% y 16% respectivamente. En España, se pasaría en el medio plazo de los 46,5 millones de habitantes actuales a 44 millones.

El reto de la integración y ordenación de estos flujos no es pequeño, pero los retos derivados de mantener la producción en Europa y con ello su peso internacional, los servicios asociados al Estado del Bienestar y en definitiva, mantener la población, no son menores. El experto de la VIU, concluye con la necesidad de reflexionar sobre este gran reto que tiene Europa. Al final, "no es una cuestión de solidaridad exterior sino de necesidad interior".

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos