Los escándalos de acoso llegan a la ONG impulsada por Bono

Bono actúa en un concierto. /PAUL BERGEN (Efe)
Bono actúa en un concierto. / PAUL BERGEN (Efe)

El líder de U2 rechaza los supuestos abusos realizados por miembros de la oficina de ONE en Sudáfrica

Daniel Roldán
DANIEL ROLDÁNMadrid

Los escándalos de abusos sexuales que desde hace varias semanas azotan a organizaciones gubernamentales por todo el mundo no cesan. Ahora es el turno de ONE, la ONG fundada hace más de una década e impulsada, entre otros, por Bono, cantante de U2. Según publicó ayer el rotativo británico 'Mail on Sunday', varios trabajadores se habían quejado en febrero de 2015 del «ambiente poco profesional» reinante en la organización, donde habías sucedidos actos de «intimidación y de acoso».

Uno de esos casos se produjo con una trabajadora casada a la que se insinuó la conveniencia de que mantuviera relaciones sexuales con un miembro del parlamento de Tanzania. Al negarse, fue degradada de su puesto, reconvertida en secretaria y su sueldo fue recortado. «Lo sentimos profundamente. Odio el acoso, no lo puedo soportar», explicó en un comunicado el cantante irlandés, que se mostró «furioso» el comportamiento de algunos responsables de esta ONG que lucha contra la pobreza y la prevención de enfermedades. Bono prometió, además, reunirse con las víctimas para disculparse personalmente.

Investigación interna

La consejera delegada de ONE, Gayle Smith, ofreció más detalles en el blog de la ONG. Aseguró que en noviembre se percató de algunos comentarios que estaban realizando extrabajadores de la oficina de Johannesburgo (Sudáfrica) en las redes sociales sobre el maltrato que habían sufrido durante su estancia en la ONG. Smith explica que se escuchó a esos empleados, se informó a los actuales y se produjo una investigación interna, que arrojó «pruebas de una conducta no profesional».

«En particular, lo describiría como intimidación y menosprecio del personal entre finales de 2011 y 2015 en nuestra oficina de Johannesburgo. Algunos dijeron que su gerente los puso a trabajar en tareas domésticas en su hogar. La investigación también descubrió que no se abordó ni resolvió adecuadamente la situación en ese momento, y que la dirección de ONE no estaba, en mi opinión, debidamente o completamente informado», explica Smith, quien asevera que no se ha podido «comprobar» el caso de abusos sexuales y otros comentarios sexistas denunciados. Sí pudieron comprobar que faltaba más medidas para evitar estos comportamientos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos