http://static.larioja.com/www/menu/img/sociedad-dia-mujer-desktop.jpg

«Muchas veces tenemos que demostrar más que los hombres»

Noemí de Miguel, periodista riojana. :: Gregory heirman/
Noemí de Miguel, periodista riojana. :: Gregory heirman
Noemí de Miguel | Periodista deportiva

La riojana apostó por un sueño con firmeza y ha logrado convertir su vocación y su pasión por el deporte en su oficio

IÑAKI GARCÍA

La riojana Noemí de Miguel, «medio de Autol (donde viven sus padres), medio de Quel», tal y como apunta, se ha convertido en uno de los rostros más conocidos del periodismo deportivo nacional. Fútbol, Fórmula 1... Ha tocado muchos palos consiguiendo así convertir su pasión de niña en su profesión.

-¿De dónde le viene su afición por el periodismo y por los deportes?

-Me ha gustado desde pequeña. Siempre lo tuve muy claro porque mi abuelo se pasaba el día viendo deportes y yo también. No me perdía ningún partido de fútbol, ninguna carrera de Fórmula 1... Lo veíamos todo.

«Debería imperar la meritocracia. Quien se lo trabaje, sin tener en cuenta su sexo, debe alcanzar el éxito»

-Esa afición de niña se ha convertido en una pasión y en un oficio. ¿Le ha costado mucho llegar donde está?

-Creo que ha sido un proceso natural, pero basado en el esfuerzo. Una de las mejores cosas que me han enseñado en mi casa ha sido a trabajar duro y a luchar por lo que quiero y, como eso lo tenía claro, el proceso fue más fácil.

-¿Cree que en ese camino se ha encontrado con más dificultades por el simple hecho de ser mujer?

-Pienso que muchas veces tenemos que demostrar más los hombres. Cuando vas a hacer una entrevista y alguien te pregunta si te gusta el fútbol o la Fórmula 1 ya te está poniendo en duda algo que no debería. Se supone que tienes, y en mi caso es así, vocación y deseo de dedicarte a esto. Muchas veces, los caminos para las mujeres son más cortos y cuesta más llegar a altas instancias, cuando debería imperar la meritocracia. Quien lo merezca, independientemente de su sexo, debe alcanzar el éxito.

-¿Ha percibido machismo en el deporte?

-Lo que más me ha dolido ha sido escuchar frases como «¡Qué habrás hecho para conseguir esto!» cuando he alcanzado logros. Creo que es provocado por la competitividad o por el celo, pero es muy doloroso. Si algo he conseguido a lo largo de estos años ha sido el respeto profesional de la mayoría, pero hay una minoría que sí hace esos comentarios.

-¿Lo ha percibido más entre los propios compañeros de profesión que entre los deportistas?

-Nunca he tenido un problema con los deportistas. Me ha podido llamar la atención que se sorprendan por el conocimiento que tienes sobre ellos o sobre el deporte, pero es una sorpresa en positivo. Y en cuanto a los compañeros, la mayoría de las veces te apoyan pero, más en la época del fútbol que ahora, sí que he notado ese recelo cuando he conseguido algo que a mí me ha hecho sentir orgullosa como la única entrevista a Totti en España o vivir los últimos días de Xavi Hernández en el Barcelona. Pero al final todo cae por su propio peso.

-¿Cree que se tiene más en cuenta el físico en las mujeres que en los hombres en su profesión?

-Mire la televisión. No hay más que decir.

-Usted que vive la Fórmula 1 desde dentro, ¿qué opinión le merece la retirada de las azafatas de la parrilla?

-No me parece una de las primeras decisiones que se deberían haber tomado para mejorar la situación laboral de las mujeres en el entorno de la Fórmula 1. Ha sido una decisión más efectista que útil. Primero tendrían que hacer, por ejemplo, una comparación salarial entre los miembros del 'paddock'. ¿Cuánto cobra una ingeniera y cuánto un ingeniero? Eso es más importante.

-Si pudiera viajar en el tiempo, ¿volvería a dedicarse al periodismo deportivo?

-Sin duda. Cuando empecé no quise ver limitaciones y di el primer paso. Sabía que el periodismo tiene una de las tasas más altas de paro, que existen diferencias salariales entre hombres y mujeres, que había intrusismo... Sabía todo, pero tenía claro el objetivo y tiré para adelante. Lo importante es sentir pasión por lo que haces, dar el máximo y sólo así valdrá la pena, aunque sin dejar de reivindicar nuestros derechos. Por desgracia, yo llevo dando el máximo cada día en mi trabajo y no he conseguido acabar con las desigualdades. Aun así, sigo disfrutando de lo que hago.

-¿Consigue compaginar bien la vida personal con un oficio tan absorbente como el periodismo?

-Necesitas tener a gente cerca que lo entiendan. Tienen que comprenderte cuando te olvidas de los cumpleaños o no puedes ir a las bodas de amigos. Quien realmente te quiere sigue a tu lado y hay que intentar devolverle el cariño. Somos 24 horas periodistas y yo me paso nueve meses al año fuera de casa. Tienen que comprarte como eres y entender que con lo que haces eres feliz. A mí este trabajo me ha hecho viajar mucho y estoy encantada, pero eso no me ha hecho perder mis raíces y, es más, intento ser embajadora de La Rioja allá por donde voy.

-¿Qué mensaje le manda a las mujeres riojanas en un día como hoy?

-Les diría que miren para otro lado cuando les planteen las limitaciones de lo que quieren hacer. Que vayan a por lo que desean. Si quieres puedes, independientemente si eres hombre o mujer. Que nadie les diga que no van a alcanzar un reto, porque si tienen talento y, sobre todo, se esfuerzan, seguramente lo consigan.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos