Los accidentes con furgonetas se disparan con el auge del comercio electrónico

Los accidentes con furgonetas se disparan con el auge del comercio electrónico

Los heridos causados por estos vehículos aumentaron un 41% en cinco años y están implicados en el 10% de las muertes en carretera pese a ser solo el 7% del parque

ALFONSO TORICESMadrid

Las furgonetas se han convertido en el último lustro en un grave factor de riesgo en las carreteras españolas, sobre todo en las calles y vías rápidas de las ciudades. Se ha disparado su número de siniestros y están implicadas en el 10% de las muertes en accidentes de tráfico pese a representar solo el 7% del parque de vehículos español. Este fenómeno se ha producido en paralelo a la salida de la crisis económica, pero, sobre todo, al gran auge del comercio electrónico y al crecimiento de los chóferes de reparto, sometidos en muchas ocasiones a largas y estresantes jornadas de trabajo, según admiten ellos mismos.

Estas son las principales conclusiones de un estudio monográfico realizado por la Fundación Línea Directa, que destaca que los accidentes en los que se vieron implicadas las furgonetas aumentaron tres veces y media más rápido de 2011 a 2015 que los que tienen como protagonistas solo a coches y, lo que es aún más preocupante, que los heridos derivados de siniestros con este tipo de vehículos crecieron a un ritmo veinte veces mayor que los provocados solo por la colisión de automóviles. El resultado, detallan las conclusiones del trabajo, es un aumento del 41% de los accidentes con furgonetas en España, con un balance de 935 muertos y 4.600 heridos graves.

El análisis asegura que donde la furgoneta se ha convertido especialmente en un peligroso factor de riesgo para la seguridad vial es en las áreas urbanas, donde los heridos en siniestros que implicaron a este tipo de vehículos aumentaron un 94% desde 2011 y donde el riesgo de sufrir un accidente mortal si eres un conductor de furgoneta es un 35% mayor que si vas al volante de un coche.

No hay más furgonetas matriculadas en España que en 2011, pero sí que salen más a las carreteras y durante más horas. Línea Directa considera que se debe a las cada vez mayores necesidades de reparto a domicilio del comercio electrónico -que se duplicó en este lustro-, a la mayor actividad de los profesionales autónomos (hay 3,1 millones en España), y al incremento del alquiler privado de furgonetas para traslados o mudanzas.

No obstante, según el estudio, el aumento de los accidentes con estos vehículos no se explica solo por su mayor presencia en calles y carreteras sino también por las abundantes deficiencias en el manejo y mantenimiento de las furgonetas. En el caso de los repartidores, «aparcan en cualquier sitio» (dobles filas, aceras, pasos de peatones) y ponen en peligro a los demás, según el 81% de los conductores encuestados por Línea Directa, y «se distraen mucho» al volante con los móviles y GPS, según el 72%. Los propios chóferes profesionales admiten que no respetan las normas de seguridad al colocar la carga (53%), que tiene jornadas labores de 8 a 12 horas en un 10% de los casos, y que el 35% va estresado por la presión de las horas de entrega. Entre los alquiladores privados abunda la falta de preparación para conducir furgonetas. El 81% no sabe cómo colocar la carga de forma segura, el 46% no fija los bultos, y el 75% ignora los límites de velocidad máximos de estos vehículos.

Culpable habitual

El otro elemento clave para el aumento de accidentes, apunta el estudio, es la antigüedad de las furgonetas y en su mal estado de conservación. Casi la mitad tiene 16 años o más -un 20% más que los coches- y los vehículos participantes en siniestros tenían un 60% más de deficiencias que los coches, sobre todo en aspectos tan delicados como los neumáticos, frenos y dirección.

El accidente tipo con furgonetas, detalla el informe, suele implicar a un chófer del vehículo de carga varón, de entre 35 y 45 años, que, sobre todo por distracciones, golpea a otro vehículo por detrás o de manera fronto-lateral y que tiene como escenario autovías y vías urbanas, con cada vez mayor incidencia en las ciudades. En dos de cada tres ocasiones, la culpa es de la furgoneta. Los siniestros se producen, sobre todo, al final de la mañana, con más abundancia los viernes, y en mayor porcentaje en julio y octubre.

La tasa media de accidentalidad de furgonetas en España está en 4,7 por cada mil. Las comunidades que más la superan son Baleares (8,8), Cataluña (7,3), Asturias (5,8) y La Rioja (5). Las que tiene una tasa inferior más pronunciada son Navarra (1,5), Extremadura (2,4), Cantabria (2,6) y Castilla-La Mancha (2,9). No obstante, el mayor crecimiento de accidentes de estos vehículos de 2011 a 2015 se dio en Canarias (170%) y en Murcia (145%), y el menor, hasta el punto que los siniestros descendieron en el lustro, en Cantabria (-27%) y País Vasco (-0,2%).

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos