La Rioja

La operación salida, siempre con una puesta a punto

Un operario realiza una revisión.

Un operario realiza una revisión. / Coronel Steel

  • Revisar los neumáticos, frenos y sistemas de seguridad es imprescindible a la hora de ponerse al volante en vacaciones

La operación salida de este verano 2017 dio el pasado viernes el pistoletazo de salida con un excepcional resultado de cero muertos y heridos graves en las carreteras ese mismo día, que se empañó a lo largo del fin de semana hasta alcanzar los cinco fallecidos. El director general de Tráfico Gregorio Serrano aseguró este miércoles que el 90% de las víctimas mortales al volante lo son debido a factores humanos; uno de ellos, el estado del vehículo. Y es que es responsabilidad del conductor tener a punto su coche siempre, pero aún más en épocas de mayor movimiento como la estival.

En este sentido, neumáticos, frenos y sistemas de seguridad conforman la trilogía de elementos a los que prestar atención antes de lanzarse al asfalto en busca de playa, montaña o cualquier otro destino vacacional. En el caso de los primeros, es imprescindible mantenerlos con la presión adecuada. «Debemos hacer caso a las indicaciones que marca el propio vehículo», señala José Antonio Morales, director de Carrocerías Samay, que colabora con Coronel Steel. «Un neumático con excesiva presión hace que el coche bote en la carretera, mientras que si viajamos con menor presión el coche estará más pegado al suelo, con el consecuente destrozo de los neumáticos», añade. Este baremo de presión depende de la marca del coche o del peso que éste lleve, aunque siempre es preferible pecar por exceso que por defecto: «Es mejor acercarse a lo máximo que marca el vehículo que quedarse corto, y por supuesto hay que tener siempre presente esto mismo con la rueda de repuesto, comprobando que está en buen estado y tenemos todas las herramientas para poder cambiarla en caso necesario».

Menos conciencia se tiene con los frenos, esos grandes olvidados por los conductores. Si bien es cierto que el propio coche suele dar la alarma cuando existe algún problema, conviene no quedarse ahí. «No está de más chequear tanto el grosor de las pastillas de frenado como el escalonado de los discos de freno», desvela Morales. Ocurre un poco lo mismo con los sistemas de seguridad como los cinturones y las sillas para niños: «Son muchas las ocasiones en las que los usuarios de vehículos nos las saben colocar o no las colocan bien, con el consecuente riesgo».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate