La Rioja

Greenpeace advierte de que el 75% del territorio español es susceptible de sufrir desertificación

Desierto de Tabernas.

Desierto de Tabernas. / Jose Manuel Vidal (Efe)

  • «Nadie puede negar ya las terribles similitudes entre aquellos que huyen de las amenazas de las armas», avisan desde la organización

Greenpeace, con motivo del Día Mundial de Lucha contra la Desertificación y la Sequía que se celebra el 17 de junio, ha advertido de que el 75% del territorio español se encuentra en zonas susceptibles de sufrir desertificación, y que un tercio sufre una tasa de desertificación "muy alta".

De este modo, recuerda que el cambio climático está "acelerando" los procesos de pérdida irreparable de suelo, y que celebrar esta fecha con 40 grados en "muchas ciudades" debe servir para "reflexionar sobre el impacto que las decisiones tienen sobre el medio ambiente".

La ONG ha asegurado que, durante la última década se han producido más de 15.000 fuegos al año de media y señala como responsables de ello a la sobreexplotación de los recursos hídricos, las malas prácticas agrarias en zonas de pendiente, el sobrepastoreo, la agricultura intensiva y la urbanización irracional.

En la misma línea, ha destacado que, según Naciones Unidas, los efectos de la desertificación a nivel mundial afectan directamente a unos 250 millones de personas y unos 1.000 millones se encuentran en zonas de riesgo, repartidas en más de 100 países. "Nadie puede negar ya las terribles similitudes entre aquellos que huyen de las amenazas de las armas con las de aquellos que escapan de la desertificación progresiva, de la falta de agua, de las inundaciones y de los huracanes", ha criticado Greenpeace.

Por ello, la ONG propone luchar "decididamente" contra el cambio climático reduciendo "drásticamente" las emisiones de CO2, descarbonizando la economía, eliminando el "impuesto al sol" y promoviendo un modelo energético basado 100% en energías renovables; cambiar la política hidráulica hacia un enfoque integrado en la gestión de la demanda; garantizar una política forestal acorde con las necesidades del país "más árido" de Europa; y mejorar el actual modelo agrícola con una sustancial mejora de los regadíos.

Con respecto a la nueva Ley de Cambio Climático que prepara el Gobierno, Greenpeace y otras organizaciones sociales demandan mejorar la eficiencia energética y ahorro de agua a través de programas de modernización de regadíos; sistemas de autorizaciones y derechos de concesión de uso de agua con criterios sociales en los que se priorice a la agricultura familiar con modelos de producción sostenibles; u optimizar el uso del agua desalada para eliminar la sobreexplotación de acuíferos costeros, entre otras.

"La pérdida de suelo fértil es irreversible, así como el deterioro de la biodiversidad, aumentando la vulnerabilidad de todas las especies, incluida la humana. O asumimos cada uno nuestra responsabilidad o cada año celebraremos el Día contra la Desertificación en un país que cada vez más se irá pareciendo a un desierto en amplias zonas del territorio", ha advertido el responsable de Bosques de Greenpeace, Miguel Ángel Soto.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate