larioja.com
Miércoles, 30 julio 2014
claros
Hoy 14 / 22 || Mañana 12 / 25 |
más información sobre el tiempo
Estás en: >
Noticias

MIEDOS INFANTILES

El abandono, la pesadilla del ser humano

El miedo a quedarnos solos, a no ser aceptados, es innato al ser humano. En los niños, se convierte en terror cuando sus padres se separan

29.03.13 - 09:00 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
El abandono, la pesadilla del ser humano
«¿Quién va a cuidar de mí ahora?» La pregunta que aterrotiza a los niños en una separación.

Hay un miedo innato al individuo (hay que tener en cuenta que el ser humano, a diferencia de otras especies, nace completamente indefenso). Es el miedo al abandono, a no ser querido o aceptado y nos perseguirá durante toda la vida.

«Yo he sido médico en orfanatos y he visto a niños pequeños que crecían con la certeza de que su madre biológica nunca los había querido. Tengo en mente el caso de una mujer que hasta llegó a pedir una cesárea para no sentir ni los dolores de parto ni escuchar llorar al bebé ni nada. A la fuerza, esa criatura en aquel momento tuvo que sentir ese rechazo, tuvo que percibirlo de algún modo, y eso le afectó muchísimo posteriormente », explica el el presidente de la Sociedad de Psiquiatría Infantil de la Asociación Española de Pediatría (AEP), Josep Cornellà Canals.

En general, si el niño al nacer no se encuentra con unas figuras paternas que le den apoyo, su adaptación no será la normal. No tendrá esa vinculación segura con el entorno que da el que te cojan en brazos, que te cuiden… «De hecho, en estos casos de abandono se da una vinculación tan desorganizada que puede llevar a situaciones traumáticas de la personalidad muy graves», matiza el doctor Cornellà. Así agarrar el pecho de la madre o coger los dedos no deja de ser un reflejo de necesitar ese punto de amarre con la vida.

«¿Ahora, quién va a cuidar de mí?»

Ese terror a quedarse solo, indefenso ante la vida, es uno de los que sufre el niño ante un proceso de separación de los padres. «¿Quién va a cuidar de mí ahora?» se convierte en una pregunta preocupante ante ese nuevo clima que vive en casa, una situación que son capaces de notar entre los 12 meses y los 2 años, sobre todo si hay un clima de preseparación.

Las malas caras, las discusiones, que cada cónyuge vaya por su lado, etcétera, generan una situación ción grave de desorientación para el pequeño que piensa: «¿Y yo, dónde quedo?». Según el doctor Cornellà, lo mejor para evitarle dolor y trauma al hijo es hablarle y explicarle todo muy bien y, sobre todo, es importantísimo dejarle muy claro que pase lo que pase ellos seguirán siendo sus padres y siempre van a estar a su lado.

TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
La Rioja

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.