larioja.com
Miércoles, 23 julio 2014
sol
Hoy 12 / 31 || Mañana 15 / 30 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
Diez años sin Eduardo Úrculo, cumbre de la pintura pop española

cultura

Diez años sin Eduardo Úrculo, cumbre de la pintura pop española

Con una obra audaz y personal, su desaparición en 2003 dejó un vacío en el mundo del arte

31.03.13 - 09:36 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Diez años sin Eduardo Úrculo, cumbre de la pintura pop española
Eduardo Úrculo, frente a una de sus obras. / Archivo

Objetos cotidianos como maletas o sombreros se convirtieron en protagonistas gracias a los pinceles de Eduardo Úrculo, uno de los máximos exponentes de la pintura pop española que falleció hace diez años dejando tras de si una obra audaz y personal. Al finalizar un almuerzo con personalidades del mundo de la cultura y amigos que se celebraba el 31 de marzo de 2003 en la Residencia de Estudiantes, Úrculo, de 65 años, sufrió un infarto masivo y falleció en el momento, dejando un vacío en el mundo del arte.

Con una importancia capital dentro de la llamada "nueva figuración madrileña", en sus últimos trabajos Úrculo había retornado al cubismo como se pudo contemplar en la exposición organizada tras su muerte en la Galería Metta de Madrid. En ella se exhibieron sus bodegones neocubistas, últimas obras inéditas en las que Úrculo trabajó desde 2000 y en las que jugaba con la iconografía de pintores cubistas de comienzos del siglo XX. Formaba parte de la exposición el cuadro de gran tamaño que se encontraba en su caballete el día que murió.

Nacido en Santurce (Vizcaya) y asturiano de adopción, Eduardo Úrculo encontró su destino, la pintura, en la adolescencia, cuando trabajaba como recadero en una empresa minera y contrajo la tuberculosis. En 1957 dibujaba cómics en el suplemento dominical del diario 'La Nueva España' de Oviedo, y en 1958 hizo una exposición en el hogar del productor de La Felguera, con un éxito que le llevó a obtener una beca del Ayuntamiento de Langreo para estudiar Bellas Artes en Madrid. Un año más tarde se trasladó a Francia para ampliar conocimientos sobre nuevas técnicas del arte.

En sus comienzos utilizó un expresionismo negro adecuado para reflejar el entorno de la cuenca minera asturiana de los años cuarenta, pero era un pintor de lo feliz. Militante inevitable de la figuración, como el mismo se definía, su obra fue evolucionando hasta la etapa de luz y color de Ibiza, isla a la que se trasladó en 1965 y que cambió su estilo, al igual que los viajes por Europa y la pintura pop, una pintura erótica y festiva, con la que realizó una exaltación de la sexualidad cuando era tabú.

Ese año ya había expuesto en 17 ocasiones en España y tres en Francia y en la década de los setenta pasó de ser un pintor anónimo a un artista cotizado, cuyo tema central era la mujer, la preocupación por lo sagrado, la diosa madre y el contenido erótico, con una apuesta trasgresora en la que mostraba desnudos de culos jugando con su propio apellido. Por aquellos años, tras regresar de una Bienal de Venecia, montó una exposición en el Museo de Arte Contemporáneo de Madrid, en la que algunas de sus obras fueron prohibidas debido a su contenido pornográfico por la Administración de Carrero Blanco.

Su arte, a escena

Tras tomar la ciudad de Nueva York en la década de los ochenta como modelo emblemático de su pintura y el simbolismo del equipaje como una referencia romántica, a finales de los noventa dirigió su labor creativa hacia el mundo del cartel y de la escenografía. Sus primeros trabajos de escenógrafo se pudieron contemplar en el Festival de Teatro de Mérida, pero su mayor reto estuvo en la escenificación de la ópera 'Cristóbal Colón', estrenada en septiembre de 1989.

Considerado uno de los máximos exponentes de la pintura pop española, en febrero de 1994 presentó en Oviedo una retrospectiva sobre el final del viaje de la vida titulada 'El viajero, la ciudad y el equipaje', uno de los temas fundamentales y más característicos de su obra. En septiembre de 1997, en el Centro Cultural de la Villa de Madrid se presentó una muestra retrospectiva, con 121 pinturas y siete esculturas. Ese mismo año se inauguró en Pamplona una selección de los "mitos" más recientes de su proyección pictórica, como la escenografía de los abrazos que realizó por encargo de Pilar Miró para la ceremonia de entrega de los premios Goya.

Expansión

Desde sus inicios su obra fue objeto de exposiciones en las principales ciudades españolas y en países como Alemania, Argentina, Bélgica, Chile, Colombia, Cuba, Francia, Formosa, Holanda, Irán, Italia, Panamá, Perú, República Dominicana, Suiza, Uruguay, EE.UU., Venezuela y París. Su última exposición fue inaugurada por la reina Sofía en Pekín. En ella se mostraba una selección de 50 obras realizadas a lo largo de cuarenta años de trabajo que el pintor definió como la culminación de un camino en el que se mostraba el interés que Oriente había despertado siempre en él.

Su obra está presente en museos como el de Arte Moderno de Ostende, Museo de Arte Contemporáneo de Bogotá, Museo de A.C. de Lanzarote, Museo de Arte Contemporáneo de Tenerife, Museo de Arte Contemporáneo de Villafamés, Museo de Bellas Artes de Asturias, Museo Internacional Salvador Allende, Reina Sofía o en la Galería Nacional de Arte Moderno de Roma, además de importantes colecciones privadas.

En Tuenti
Diez años sin Eduardo Úrculo, cumbre de la pintura pop española
'Época extraña', una de las obras de Úrculo. / Archivo
pliega/despliegaLo más comentado
La Rioja

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.