larioja.com
Miércoles, 22 octubre 2014
claros
Hoy 13 / 25 || Mañana 12 / 23 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
Globovisión será vendido tras las presidenciales

fin de una era en venezuela

Globovisión será vendido tras las presidenciales

Presiones políticas y judiciales hacen "inviable" económicamente la única cadena crítica con el Gobierno venezolano

12.03.13 - 03:39 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Globovisión será vendido tras las presidenciales
Henrique Capriles, en una emisión de Globovisión. / Efe

La mayoría accionarial de la televisión venezolana Globovisión, muy crítica con el Gobierno, será vendida a un empresario del sector bancario y asegurador tras las elecciones presidenciales del 14 de abril debido a que presiones políticas y judiciales la hicieron "inviable" económicamente, han informado sus propietarios.

"Hay una oferta de compra formal" y "una intención obligada de venta", ha dicho el vicepresidente de Globovisión, Carlos Zuloaga, en una reunión con trabajadores del canal, según una nota en su página web. "Este proceso se concretará después de las elecciones presidenciales del 14 de abril", ha reseñado Globovisión.

En una carta publicada más tarde en la web, el presidente del canal, Guillermo Zuloaga, ha explicado que Globovisión es "inviable" económicamente debido a presiones políticas del Gobierno y el cúmulo de juicios y procedimientos administrativos pendientes contra el canal. "Somos inviables económicamente, porque nuestros ingresos ya no cubren nuestras necesidades de caja. (...) Somos inviables políticamente, porque estamos en un país totalmente polarizado y del lado contrario de un Gobierno todopoderoso que quiere vernos fracasar. Somos inviables jurídicamente porque tenemos una concesión que termina y no hay actitud de renovárnosla", ha escrito el empresario. "Ante esta situación de inviabilidad", ha dicho Zuloaga, el empresario Juan Domingo Cordero "me hizo una proposición, que sin ser lo que los accionistas hubiéramos aspirado, me vi obligado a aceptarla".

El único canal crítico con el Gobierno

El presidente de la SIP, Jaime Mantilla, ha lamentado la decisión, que le parece "muy grave", y le ha reprochado a Zuloaga olvidarse "de la responsabilidad social que significa mantener un medio independiente" en Venezuela.

Cordero es un economista y empresario ligado al negocio bursátil, bancario y asegurador. Fue presidente de la Bolsa de Valores de Caracas (1989-1993) y desde 2008 es el principal accionista de Seguros La Vitalicia, según la prensa local.

Este domingo, también en la SIP, el escritor mexicano Enrique Krauze había señalado que Globovisión fue vendido "a un empresario cercano al régimen chavista". "Eso es grave, muy grave. Solamente cuando existe variedad de pensamiento se puede garantizar la democracia. Sin variedad de pensamiento se entra directo al populismo dictatorial", subrayó Mantilla, haciéndose eco de esas versiones.

Ricardo Antela, consultor jurídico de Globovisión, ha explicado en su cuenta en Twitter que la "oferta firme y formal" de comprar el canal "concedería mayoría a su propietario" y que los accionistas se han visto "forzados" a aceptarla.

La venta comprende el 80% de las acciones del canal, que están en manos de dos familias, una de ellas la Zuloaga. El otro 20% de la cadena fue confiscado por el Gobierno hace tres años a su propietario, que sostiene demandas contra el Estado para intentar recuperarlo.

El presentador del popular programa de la tarde 'Aló Ciudadano', Leopoldo Castillo, ha explicado que la directiva busca con la venta mantener a flote el canal y, en principio, no habría un cambio muy marcado en su línea editorial.

Globovisión es el único canal crítico con el Gobierno que queda transmitiendo en señal abierta, aunque con un alcance limitado a Caracas y la cercana ciudad de Valencia. La cadena, en el aire desde 1994, acumulaba varias sanciones administrativas, multimillonarias multas y había sido amenazada de cierre en varias ocasiones por el Gobierno, que acusa a los socios del canal de "terroristas mediáticos". Los responsables de Globovision han asegurado que son objeto de una persecución política debido a su línea editorial. Sin embargo, el Gobierno venezolano considera que estas acciones responden a razones estrictamente legales.

Guillermo Zuloaga, actualmente en Estados Unidos, es buscado por la justicia venezolana que lo acusa de delitos de usura y asociación para delinquir. Para evitar el embargo de bienes y que le revocaran la concesión de la frecuencia, el medio pagó a mediados del año pasado una multa de 2,1 millones dólares que le impuso el ente regulador Conatel, tras acusarlo de hacer "apología del delito" en la cobertura periodística de un sangriento amotinamiento carcelario en junio de 2011.

Acusando a sus directivos de golpistas, el recién fallecido presidente Hugo Chávez (1999-2013) revocó en 2007 la concesión de Radio Caracas Televisión (RCTV), una de las más populares del país con 53 años de historia y dura crítica del Gobierno, y la frecuencia pasó a ser usada por la estatal TVES.

Chávez se hizo omnipresente en la vida de los venezolanos apoyado en una poderosa red mediática estatal, con la que enfrentó a los críticos medios privados, que en su visión, emprendían una "guerra mediática" contra su gobierno, especialmente después de que varios de ellos no retransmitieran las manifestaciones reclamando su vuelta al poder tras un breve golpe de Estado que sufrió en 2002.

En Tuenti
pliega/despliegaLo más comentado
La Rioja

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.