larioja.com
Martes, 16 septiembre 2014
nuboso
Hoy 16 / 27 || Mañana 16 / 25 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
¿Y ahora qué le doy de merendar al niño?

SALUD

¿Y ahora qué le doy de merendar al niño?

Un estudio realizado en diez países europeos, entre ellos España, afirma que comer más de 20 gramos de embutido al día aumenta un 3% la mortalidad

11.03.13 - 08:33 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Niños comiendo en un comedor escolar. / Foto: Archivo | Vídeo: Atlas

La alimentación es una de las preocupaciones de los padres, ya que queremos que nuestros hijos crezcan fuertes y sanos. Y cada día más se está convirtiendo en un verdadero quebradero de cabeza para nosotros, pues parece que constantemente salen estudios nuevos que nos indican que cada vez menos cosas son saludables o, por decirlo de otra manera, casi todo es perjudicial. Esta semana le ha tocado el turno a los embutidos y se ha hecho una afirmación que seguro que a más de uno le ha hecho saltar las alarmas: consumir más de 20 gramos de embutido al día acorta la vida. Esto significa que el habitual bocadillo de jamón, chorizo, mortadela o salchichón que solemos dar a los niños para merendar no es tan bueno como creíamos, puesto que, por poco más que se coma, provoca un mayor riesgo de mortalidad.

La mencionada investigación, realizada en diez países europeos, entre ellos España, sugiere que la población que abusa del consumo de carnes procesadas (salchichas, hamburguesas, embutido) tiene un mayor riesgo de muerte prematura, fundamentalmente a causa de enfermedades cardiovasculares, aunque también por el cáncer. Los expertos destacan que se ha demostrado que si se reduce el consumo de este tipo de carne a menos de 20 gramos al día se podría evitar más del 3% de todas las muertes.

El estudio, publicado este jueves en la revista científica 'BMC Medicine', se ha basado en casi medio millón de hombres y mujeres, de entre 35 y 69 años de edad, sin enfermedades previas como cáncer, accidente cerebrovascular o infarto de miocardio, a los que se controlo desde el año 1993 toda la información posible sobre su dieta, tabaquismo, actividad física e índice de masa corporal. Hasta junio de 2009 se produjeron 26.344 muertes y se constató un consumo elevado de carne roja que también se ha relacionado con una mayor mortalidad, aunque esta asociación se vio más fuerte en el caso de la carne procesada; por el contrario, no se observó riesgo en el consumo de aves de corral.

La explicación podría estar en que los preparados cárnicos (salchichas, chorizos, beicon) contienen gran cantidad de grasas y sal, lo que eleva el nivel del colesterol y, consecuentemente, los problemas cardiovasculares. Además, en todos estos procesos industriales se pueden añadir ciertas sustancias cancerígenas, como las nitrosaminas, que consumidas en exceso pueden aumentar el riesgo de padecer cáncer.

Si esto es así, la pregunta que nos hacemos es: ¿Qué le doy de merendar al niño? Si los embutidos elevan la mortalidad, la bollería -entiéndase la industrial- tiene excesivas grasas saturadas y puede llevar a la obesidad, la leche de vaca cada vez tiene más detractores por su fuerte intolerancia gástrica, el chocolate tiene demasiada azúcar… Parece que al final, lo único que se salva es la fruta, precisamente lo que menos les suele gustar a los más pequeños.

TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
pliega/despliegaLo más comentado
La Rioja

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.