larioja.com
Miércoles, 22 octubre 2014
nuboso
Hoy 9 / 15 || Mañana 9 / 20 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
Una vida pegada a las vanguardias

ARTE

Una vida pegada a las vanguardias

18.02.13 - 10:43 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Una vida pegada a las vanguardias
John Lennon y Yoko Ono, durante un encierro por la paz en 1969 en un hotel de Montreal. / Gail Renard

Saltó a la fama tras su enlace en 1969 con John Lennon, pero los premios y los reconocimientos que, con el paso de los años, le ha otorgado la crítica han dotado a la figura de Yoko Ono de la importancia que se merece. Nacida en Tokio en 1933, sus primeros años de vida discurrieron entre el bullicio de la capital japonesa y la tranquilidad de San Francisco y el ajetreo cultural de Nueva York, debido al cargo que desempeñaba su padre como banquero. Sin duda estos años en la Gran Manzana fomentaron su pasión por el arte. No fue el único hecho que marcaría su vida. En marzo de 1945, de regreso a Japón, fue testigo del gran bombardeo que asoló Tokio, desde un bunker ubicado en el distrito Azabu, lejos del epicentro del ataque. Tras el suceso, la familia se vio obligada a mendigar.

Con el final de la guerra, la familia volvió a Nueva York y aceptó, bien entrada la década de los 50 y no sin reticencias, su ingreso en la escuela Sarah Lawrence College, orientada hacia las humanidades. Fue el impulso que necesitaba para dar rienda suelta a su creatividad. De su mente comenzaron a brotar todo tipo de obras y 'performances'. Uno de sus primeros trabajos, 'Painting to Be Stepped On', no consistía más que en un trozo de tela sobre el suelo que los visitantes de la galería pisaban, dando vida a la pieza con la acumulación de las huellas. Ono llegó a formar parte de Fluxus, un asociación de artistas de la vanguardia que finalmente rechazó para mantener su independencia artística.

Inmersa en la vida bohemia de Nueva York, la japonesa se mueve por el circuito artístico neoyorquino y conoce a escritores, pintores y músicos. Precisamente, todos sus maridos serán artistas y, en concreto, compositores. Así, en 1956 se casó con Toshi Ichiyanaig. Tras el divorcio, en 1962, entró en su vida Anthony Cox, un músico de jazz y productor cinematográfico con quien tuvo una hija y del que se divorció en 1969.

Historia de una influencia

Apenas tres años antes conoció al que sería el amor de su vida. Existen dos relatos sobre la forma en que Lennon y Ono se conocieron. El primero de ellos apunta a que fue en 1966. El beatle acudió a una exposición de arte conceptual en el que la japonesa presentaba 'Clavar un clavo', una obra que interactuaba con los visitantes, que eran los que debían realizar tal acción sobre un tablero que la artista había dispuesto en la sala. Antes de abrir las puertas, Lennon habría querido poner el primer clavo sobre la madera y Ono se habría opuesto.

Paul McCartney es el autor del segundo relato y sitúa los hechos en 1965. Según ha indicado en alguna ocasión el bajista de la formación, por aquel entonces Yoko Ono andaba recopilando partituras originales para un libro del artista John Cage, con quien colaboraba frecuentemente. McCartney se negó pero apuntó a que Lennon podría ser una buena opción. El músico finalmente le entregó el manuscrito de su canción 'The Word'.

En cualquier caso la relación no comenzó hasta bien entrado 1968. Lennon aprovechó unas vacaciones de su entonces esposa Cynthia para invitar a la japonesa. Dedicaron la noche a grabar 'Unfinished Music No.1: Two Virgins', un disco de música experimental y la primera de muchas colaboraciones. Después de la grabación "hicieron el amor hasta el amanecer", explicó en alguna ocasión el propio Lennon. Cuando Cynthia regresó a casa se encontró a una Ono en bata y tomando un té. Sin apenas inmutarse, la artista le saludó con un «hola». Fue el inicio de una relación que, con sus altibajos, continuó hasta que el músico fue asesinado en 1980.

Encierros en la cama

Para el recuerdo quedan las instantáneas en las que ambos posaban desnudos y los encierros en la cama que protagonizaron durante su luna de miel en 1969 y que sirvieron para alumbrar temas como 'Give Peace a Chance'. Lennon quedó irremediablemente prendado de Ono y su pasión por la experimentación se vio aún más impulsado. Durante los dos últimos años de vida de Los Beatles, Ono asistía con frecuencia a las grabaciones. De hecho, Lennon hizo comprar una cama para el estudio Abbey Road tras un accidente de coche sufrido por la japonesa.

Obviamente, la presencia de la artista en la vida de Lennon no contentó a los fans. Con la ruptura del cuarteto, Ono se convirtió en el blanco de las iras de los seguidores del cuarteto de Liverpool. Por otro lado, la experimentación que poco a poco fue inundando los álbumes de Lennon y los de la Plastic Ono Band no siempre fue bien aceptada. La pareja se separó en 1973, pero dos años más tarde volvió a reconciliarse. En 1975, Ono daba a luz a Sean Lennon. Recientemente, Paul McCartney negaba que la artista hubiera sido la responsable de la ruptura de Los Beatles.

Unida siempre a la figura de John Lennon, Yoko Ono heredó una fortuna de 356 millones de dólares en 1980 y actualmente podría haberse duplicado en 745 millones de dólares gracias a la gestión de los derechos de autor.

TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
pliega/despliegaLo más comentado
La Rioja

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.