Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
RSS | ed. impresa | Regístrate | Lunes, 15 septiembre 2014

Opinión

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
Si hay dos colectivos que esta época de crisis económica y de turbulencias financieras ha situado en el punto de mira, estos son los políticos y las cajas de ahorro. Y no digamos ya, cuando confluyen ambos. No sólo por la gestión política de las cajas, que también, sino por las dietas que cobran.
En Navarra, para no irnos muy lejos, la tormenta social y política que se ha desencadenado a cuenta del cobro de dietas por diferentes cargos políticos en Caja Navarra (CAN) ha supuesto el inicio del fin de esta práctica. No sólo la cuantía escandalosa de las mismas, si no la existencia hasta ahora de un órgano desconocido para cobrarlas, ha supuesto que se anuncie que la presidenta y sus consejeros sólo cobrarán lo establecido en la Ley de Presupuestos. Pero para compensar la renuncia forzada a las dietas se han subido el sueldo entre 17 y 33%.
Y uno se pone a rastrear sobre cómo está el asunto en la caja de todos los riojanos y, bueno, un poco también de Rodrigo Rato, y se topa con cierta opacidad sobre el particular. Era Diario La Rioja el que en su edición de 21 de junio de 2010 nos contaba que «Caja Rioja destinó 1,6 millones en 2009 a sueldos directivos y dietas». Pero. según rezaba la información, «los responsables de Caja Rioja declinaron concretar a este diario qué cantidad cobró cada político el año pasado alegando, entre otros argumentos, que se podría vulnerar la Ley de Protección de Datos. Este periódico se puso en contacto entonces con PP, PSOE y PR, que rehusaron aportar información de carácter personal». Qué curioso. ¿Qué problema supone hacerlo público si son retribuciones en virtud de su cargo político? ¿Y en 2010?, ¿y en la actualidad? Nada menos que hasta diecinueve cargos políticos participaban en aquel entonces en los órganos de gobierno la caja: 13 del PP, 4 del PSOE y 2 del PR.
Ya sé que Caja Rioja aprobó en febrero de este año, proceso que culminó en abril, «despolitizar la entidad» estableciendo la incompatibilidad de cargos políticos -pero solamente electos- y altos cargos para ser miembros de los órganos de gobierno. Aún así, la ciudadanía y, los clientes en particular, queremos saber. Debemos saber. Que se hagan públicos las dietas cobradas por los políticos en la entidad ya, sean del partido que sean, incluido el mío, por supuesto. Qué menos que un ejercicio de transparencia en estos tiempos que corren. Cosa que por cierto hacen otras cajas, con la misma Ley de Protección de Datos vigente. Vale que esta especie de sobresueldo sea una práctica casi habitual en los políticos y que los ciudadanos lo hayamos contemplado como si nada, pero ¿hasta cuando?

Encuesta »
¿Deberían volver a celebrarse los sanmateos del 20 al 26 de septiembre?
No
Me da igual
pliega/despliegaLo más comentado
Vocento
SarenetRSS