Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Opinión

TRIBUNA

Las obras de la prensa de Enciso continúan, en opinión del autor, sin estudio de las necesidades reales de la zona y con contradicciones

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
C umplidos 25 años de sincera oposición ecologista con alternativas a la presa de Enciso, las obras se han reanudado con la misma pobreza argumental, sin estudio de necesidades reales y con contradicciones como la afección a las diversas figuras de protección: Reserva de la Biosfera, Pepman, Zepas, Lic, futuro Patrimonio de la Humanidad de las huellas y DMA (directiva del agua europea que exige la prevención, conservación y recuperación del buen estado ecológico de los ríos desde la participación ciudadana). Además, el proyecto ignora gravemente la sismicidad inducida prevista por el Instituto Geológico Nacional por el tipo de roca, así como los efectos del cambio climático.
Con lo ya destruido, es posible imaginar el impacto final, tan brutal como innecesario: más de 7 kilómetros de río arrasados, incluida Las Ruedas de Enciso y su bello enclave, 8 kilómetros de la nueva carretera por un encinar, variante de 3 kilómetros detrás de Enciso, cantera de Antoñanzas y sus 6 kilómetros de acceso y el trasiego asfixiante de camiones durante tiempo y 16 kilómetros hasta la obra. Además, el proyecto habla de posibles daños al crucero de la ermita de la Concepción recién restaurada y a la de san Esteban. Mientras, sigue el impacto del futuro parque de los dinosaurios. En este sentido, Los Verdes hemos reiterado la contradicción de la futura candidatura de icnitas e impulso turístico de Enciso con una macro presa dentro. Pero da lo mismo el estado paisajístico final o la vida ciudadana debajo de una presa de 103 metros de altura.
Tantas prisas como en Terroba, 'coinciden' con la crisis y las treinta mil obras públicas, sean o no necesarias. Las crisis, si llegamos a entenderlas, son una oportunidad no una desgracia, para reflexionar, reeducar, reconciliar, reconducir, replantear y remontar el vuelo; de lo contrario... La presente huele a ambición y consumo desmedidos, a tener frente a ser, a egoísmo, a ignorancia y Enciso es el primer gran pagano regional. También es inercia, cabezonería y sinrazón. Es miedo a revisar la obra y en su caso rectificar promesas demostradamente desfasadas. Es, en suma, ceguera ante el nuevo escenario de cambio climático y nueva cultura ecológica.
Hablan de remar todos en la misma dirección: ¿en la de la avaricia que ha roto el saco o en la de la consciencia?, porque no se puede servir a dos amos a la vez. La opción parece tomada: inconsciencia y huida hacia adelante.
Mientras, la presa sigue con interrogantes pero las obras continúan, declaran incorrectamente que «ha sido largamente esperada» y que es «un sueño compartido por todo el valle», pero da lo mismo. Largamente contestada sí. Lo importante es quién inaugura y no si todo es fantasía o realidad, o si es bueno para el equilibrio ecológico, el turismo o si hay alternativas al proyecto. Pero que más da, es una promesa.
Pero antes de despedirme sin odio y en paz de tanta inmoralidad en el uso del dinero público y del medio ambiente, pues nada es casual, lo hago con las preguntas sin respuesta. Dicen que «el maestro aparece cuando el discípulo esta preparado»; ¿están Pedro, Francisco, Zapatero, Mariano... preparados para contestar sin vaguedades?
Muchas obras públicas acaban doblando o triplicando el coste inicial, ¿Cuánto se lleva gastado (cambios del proyecto, de cantera, indemnizaciones por los 5 años de paralización...)?
Si la agricultura usa la mayor parte del agua, y su futuro es incierto por falta de relevo generacional, excedentes y crisis ecológica ¿qué agricultores están dispuestos a pagar parte de la obra?, ¿a cuánto asciende?, ¿por qué no se habla de las infraestructuras de regadío y su elevado coste?, ¿es un cuento?
¿Por qué se argumenta el regadío mientras se lleva 25 años destruyéndolo con el fenómeno ilegal de las segundas residencias o PGOU?.
¿Para qué sirven las figuras de protección ecológica si se incumplen sistemáticamente? Somos europeos y se incumple la DMA.
¿Se contemplaba abastecer a 18.500 habitantes y ahora se habla de 71.000 h?
¿Es verdad que no existen problemas de agua de boca y que la mayor parte de los pueblos beneficiarios de la presa viven junto al Ebro?
¿ Es cierto que Sáenz Torres, director de Obras Públicas en el 92, declaró que la presa abastecería a Logroño en caso de necesidad?; ¿se comentó que regaría tierras navarras y que con el trasvase llegaría al Mediterráneo?
¿Hay estudios sobre posibles efectos de la presa sobre las aguas termales de Arnedillo, al margen de una hipotética rotura?
¿Aprueba la comunidad científica paleontológica mundial la presa, y en concreto Félix Llorente, director del centro de Enciso?
¿Qué hay de la sismicidad inducida?
¿Tiene problemas de seguridad el puente de la nueva carretera?
¿Se ha tratado con respeto y cariño a los vecinos de Las Ruedas? Me consta se les denegó instalar placas solares.
¿Puede publicar el Gobierno el estudio de necesidades reales de agua si existe? ¿Soy/somos merecedores de las respuestas sin generalizar? Lo digo porque, a pesar de que definitivamente no pasa nada y la obra avanza veloz, sigo sin saber sus bondades y sí sus problemas, por eso la presa no es economía verde.

Encuesta »
¿Deberían volver a celebrarse los sanmateos del 20 al 26 de septiembre?
No
Me da igual
pliega/despliegaLo más comentado
Vocento
SarenetRSS