Martes, 6 de febrero de 2007
Registro Hemeroteca

en

SOCIEDAD

SOCIEDAD
El dolor de cadera
La limitación para caminar y el deterioro de la calidad de vida son notables en pacientes con esta patología
El dolor de cadera o coxo-femoral, es uno de los motivos más habituales de visita las consultas de los reumatólogos. La limitación para caminar y el deterioro de la calidad de vida son notables en estos pacientes. La cojera se tolera mal psicológicamente y en ocasiones deteriora la autoestima de nuestros pacientes.
El dolor de cadera
Imprimir noticiaImprimirEnviar noticiaEnviar

Publicidad

LAS CAUSAS

La causa más común de dolor de cadera en adultos es la artrosis de cadera. ¿Porqué se produce este deterioro celular de los condrocitos o células del cartílago, hasta llegar a un notable grado de adelgazamiento y fisuración de la superficie articular, que conduce hasta la condropenia (poco cartílago) y posteriormente a la artrosis de cadera? Las causas son múltiples y todas favorecen el deterioro articular. La artrosis de cadera o coxartrosis es una enfermedad reumática frecuente y de irregular pronostico articular, siendo, junto con la artrosis de rodilla, una de las más incapacitantes.

La prevalencia varía con la edad y la dureza de las ocupaciones realizadas. Por debajo de los 63 años, predomina en el sexo masculino, pero por encima de dicha edad la diferencia entre sexos desaparece. Suele ser unilateral y en un elevado tanto por ciento es secundaria a trastornos congénitos (displasia congénita, progresión de acetabulo, etc.) o anomalías de desarrollo (enfermedad de Perthes).

UN CASO

Luisa es una mujer de 67 años, que no presentó nunca enfermedad importante y que acude a la consulta por presentar desde hace dos años dolor en cara anterior de muslo derecho y, en ocasiones, en ingle y nalga del mismo lado. El dolor lo refiere sobre todo al estar de pie y al andar, cojea a veces de forma manifiesta, mejora al sentarse y con el descanso en cama. Tiene cada día más dificultad para cruzar una pierna sobre otra y para cortarse las uñas de los pies, así como para ponerse el calcetín o las medias, por la limitación de rotar la cadera. Luisa ha tenido que dejar de pasear por las tardes con sus dos amigas, el dolor cada día es más insoportable y limitante. Mejora en reposo. Acude a su médico y la analítica de sangre y orina son normales. El estudio radiológico de la articulación coxofemoral derecha es compatible con artrosis. Aparece un desgaste del cartílago y un estrechamiento de la interlinea articular, picos marginales (osteofitos) y deformidad de la cabeza del fémur.

EL DIAGNÓSTICO

El diagnóstico no ofrece dificultades y se establece en virtud por las características mecánicas del dolor; su irradiación por la cara anterior del muslo y nalga, cojera, limitación de rotación interna, flexión, aproximación y separación de la cadera derecha. También se ha producido en estos últimos dos años una importante atrofia muscular del glúteo. Estas manifestaciones clínicas, sumadas a las alteraciones radiológicas antes citadas y a un estudio analítico normal que descarta enfermedades inflamatorias son argumentos suficientes para establecer el diagnóstico de artrosis de cadera.

Debemos descartar con un diagnóstico diferencial correcto, otros procesos como:

1.- Necrosis aséptica de cadera (osteonecrosis), de inicio agudo y dolor continuo, severo y nocturno.

2.- Artritis de cadera (coxitis), relacionada con artritis reumatoide, espondilitis anquilosante, artritis psoriásica y otras. El dolor en estos casos es inflamatorio, nocturno y dificulta el sueño. A veces produce febrícula.

3.- Artritis de cadera infecciosas (tuberculosis, secundarias a drogas por vena, catéteres, sondas, etc.). Con afectación general, fiebre y malestar.

4.- Otras como: algodistrofia simpático-refleja (Sudek), cadera de enfermedad de Paget, bursitis trocanterea, así como otras menos frecuentes.

EL TRATAMIENTO

El tratamiento va encaminado a reducir el peso, cuando hay obesidad, evitar la bipedestación (estar de pie largo tiempo) y evitar paseos prolongados, debiendo intercalar descansos según sintomatología dolorosa. Evitar carga de peso. Deben realizarse ejercicios en descarga para fortalecer la musculatura periarticular, siendo recomendables la piscina térmica y los ejercicios en decúbito supino.

También son útiles los ejercicios de bicicleta. Deben evitarse ejercicios agresivos (saltos, carreras, deportes violentos). Son útiles en estos pacientes el uso de calzadores de mango largo, para evitar agacharse al calzarse. También los asientos altos y sillas altas con brazos facilitan la vida cotidiana para levantarse y sentarse.

Debe evitarse el arrastrar los pies al caminar. Se deben corregir las dismetrías, si las hubiera con una pequeña alza en el zapato. El uso del bastón puede ser útil, se llevará en el lado de la cadera sana y tendrá una altura adecuada (empuñadura del bastón a la altura de la muñeca al estar de pie). El uso del bastón mejora los síntomas de dolor. El masaje y el termalismo (aguas termales y balnearios) mejoran el dolor y la limitación.

Los analgésicos (paracetamol) y/o los antinflamatorios, son necesarios en determinadas fases de la artrosis. El uso de fármacos debe ser bajo control médico. Los condroprotectores (sulfato de glucosamina y otros) son fármacos sintomáticos de acción lenta y sin efectos secundarios. Han mostrado eficacia en el control de los síntomas a largo plazo. La cirugía esta indicada sólo cuando el resto de tratamientos no controla el dolor y el paciente está muy invalidado. En los próximos años, asistiremos a nuevos tratamientos biológicos para la artrosis, en los que la biología celular, el uso de células embrionarias que se convertirán en células madres y regeneración celular de condrocitos deteriorados, serán parte del trabajo habitual de los médicos reumatólogos. Posiblemente la ingeniería tisular regenerativa, mediante cultivos celulares, podrá sustituir el cartílago degenerado por otros condrocitos nuevos. La condropenia (disminución del cartílago articular) será tratada mediante técnicas de medicina regenerativa. Estos hallazgos que ahora parecen sorprendentes están a la vuelta de la esquina.

Posiblemente intervenciones quirúrgicas tan cruentas y de elevada mortalidad como las de prótesis de cadera y rodilla podrán ser sustituidas por tratamientos de biología celular de demostrada eficacia, evitándose las complicaciones de las prótesis, que a veces se aflojan y a veces se infectan.

 
Vocento

Contactar | Mapa web | Aviso legal | Política de privacidad | Publicidad

Canales RSS