Lunes, 16 de octubre de 2006
Registro Hemeroteca

en

OPINIÓN

CARTAS
La Etapa republicana
El Sr. Rodríguez Zapatero, al hablar y ensalzar la libertad, seguridad, bienestar social y otras circunstancias de le época republicana, me ha hecho recordar momentos aciagos, que por desgracia, me tocaron vivir en la etapa republicana del 1931 a 1936.

En el año 1931, tenía 6 años y vivía en El Espolón, en la calle Miguel Villanueva, por lo que fui testigo de nefastos acontecimientos. Voy a destacar los siguientes:

Manifestantes, por llamarles de alguna forma, derribaron y destruyeron los Estatutos de los Reyes Godos que adornaban el Paseo del Espolón.

Quema de conventos, Carmelitas (se veían llamas desde la galería de nuestra vivienda), Adoratrices (una familia que vivía en Calvo Sotelo, abuelo, matrimonio e hijos, se refugiaron en pisos, el nuestro y otro de parientes), Agustinas, Madre de Dios, Colegio de la Enseñanza, etc.

Intentos fallidos de quema de los Colegios de Escolapios y Maristas, edificio del Servicio Doméstico, etc.

Asalto por los anarquistas al Cuartel de Artillería, alcanzando una bala a su oficial, que perdió un brazo.

Inseguridad, al detener la Policía a miembros de la Ceda por sospechas infundadas.

Agresiones físicas a políticos y detención e ingreso en prisión de falangistas.

Quema de la iglesia de Mansilla de la Sierra. (Veraneábamos en un pueblo próximo).

En las fiesta callejeras de carnaval, se satirizaba a la religión con disfraces de mal gusto de frailes, monjas y curas y obispos, increpando a las personas que por su aspecto pudieran ser de derechas.

No se les dotaron de los medios económicos necesarios para mejorar la calidad de las prestaciones del Hospital Provincial, Beneficencia, etc.

El edificio de la reconciliación nacional, construido con esfuerzo de socialistas, comunistas y de la totalidad de partidos políticos existentes cuando se aprobó la Constitución en el año 1978, se está agrietando, amenazando ruina, por la actuación poco meditada del excelentísimo Sr. presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero.

Perdoné a los responsables d aquellos actos vandálicos, y prometo que aunque alguien remueva las llamas de la hoguera, con grave irresponsabilidad, y con funestas consecuencias, sabré también perdonarle.

Ildefonso Briones Matute

 
Vocento

Contactar | Mapa web | Aviso legal | Política de privacidad | Publicidad