Vitoria, hace mil años

Los alrededores de la capital albergan tesoros como la basílica de Armentia y las iglesias de Lasarte y Hueto Abajo

SAIDA ECHAZARRAVitoria

El románico alrededor de Vitoria es una disciplina que los visitantes más despiertos nunca deberían dejar de descubrir. Y es que a pocos minutos del núcleo urbano aguardan maravillas inimaginables de un arte milenario. Es el caso de la iglesia de Hueto Abajo, una de las paradas de este otro trayecto donde «podremos apreciar las diferentes tipologías de ábsides que encontramos en la provincia y la originalidad de los talleres que los llevaron a cabo», apuntan desde Álava Medieval.

Santuario de Estíbaliz

A escasos 10 kilómetros de Vitoria, el santuario de Estíbaliz sorprende por igual tanto a devotos como a escépticos con su bello complejo formado por la iglesia románica, el centro de Interpretación del Románico en Álava, el monasterio, la cripta, el antiguo apeadero del ferrocarril y un entorno natural excepcional que invita al paseo y a la calma. Los misterios del enclave más emblemático de Álava, donde mora su patrona, aguardan en este paraje que resulta imprescindible en el estudio del pasado de la provincia.

El cerro de Estíbaliz ha sido testigo mudo de la historia y de las tradiciones más importantes del territorio histórico alavés.

Habitado por los romanos, empleado como fortaleza y hogar durante siglos de la Virgen, los imponentes restos que hoy se conservan de su santuario nos hablan de su riqueza histórica, artística y patrimonial.

Allí se dan cita tradiciones ancestrales que han marcado el carácter de los alaveses a lo largo de los siglos, ha sido refugio de peregrinos en su camino hacia Santiago, lugar de reunión y de mercado, y la belleza de su enigmática Portada Speciosa nos traslada hacia la cumbre del románico del País Vasco.

Es una obra en su mayor parte perteneciente al románico tardío, con partes previas y edificaciones asociadas de cronología posterior. Del citado periodo es la planta, de salón, con cabecera más estrecha y baja que la nave y un ábside que cuenta con tres ventanales rematados por sillería. Esta parte está salpicada por contrafuertes de sillarejo que llegan hasta la cubierta; sin embargo, ciertos elementos hacen dudar de que sea una obra totalmente homogénea. A una obra anterior corresponde el primer y parte del segundo cuerpo del cierre norte y oeste de la nave, con un contrafuerte en sillería y rematado por un alero de losetas a una vertiente.

Guía para la ruta por la comarca

Recorrido
Iglesia de San Vicente de Hueto Abajo, basílica de San Prudencio de Armentia e iglesia de Nuestra Señora de la Asunción en Lasarte.
Duración
4 horas. Medio de transporte: Autobús
Reserva
Reservas. (grupos) 639310779.

El santuario posee además una serie de frescos en las paredes de la iglesia y la sacristía, afectados por humedades y, concretamente los de la sacristía, cubiertos por una capa de cal y pintura. Ya la pila bautismal, del siglo XVIII es avenerada, con pie decorado con hojas. Vecina de la anterior localidad y a tan solo unos cientos de metros tenemos la aldea de Hueto Arriba. Su iglesia parroquial se halla en la parte alta de la población, junto a un agradable parque infantil y fértiles campos de labor. Arquitectónicamente es la clásica iglesia de una nave y ábside de semitambor, construido con mampostería concertada y sillarejo, salvo la sillería del ábside.

Nos dirigiremos también hacia la basílica de San Prudencio de Armentia, una de las auténticas joyas del románico alavés. Esta visita nos permitirá conocer «un magnífico y enigmático edificio ese estilo que, además, contiene uno de los conjuntos escultóricos más espectaculares de la zona. Los talleres que allí trabajaron dejaron honda huella en los templos de los alrededores».

Cabe recordar que este enclave fue el centro espiritual más importante de la Edad Media y cuna de San Prudencio de Armentia, obispo de Tarazona y árbitro de paz en Osma. Hoy una de las piezas clave en el patrimonio cultural vasco, el templo de Armentia fue entre los siglos IX y XI sede del Obispado, si bien el edificio románico que podemos contemplar actualmente es de finales del XII. Su construcción es de una sola nave, con crucero y una ábside de planta semicircular, y la edificación es de sillería y tiene ventanas y columnas al estilo clásico.

El pórtico conserva vestigios de la antigua portada románica; especial atención merecen los tímpanos del Cordero y del Salvador. Y cómo no, cada 28 de abril, fiesta del patrón de la provincia, los alaveses se acercan en romería hasta la basílica.

Hacia el gótico

Nuestra Señora de la Asunción, en Lasarte, es otra de las iglesias que incluye esta ruta, donde tampoco faltará una pequeña parada para reponer fuerzas con un pintxo. Construida originalmente a finales del siglo XII o principios del XIII en arte románico, de este estilo el santuario conserva la portada y dos ventanales que apuntan ya a la transición hacia el gótico.

En realidad la construcción de este templo ha sido objeto de varias reformas, y de estilo románico conserva unos vanos que son los que se abren en la zona del ábside. Realizado en mampostería, el edificio presenta una altura considerable. Además de los vanos bajo arcos de medio punto, el ábside consta de contrafuertes y de unos ojos de buey; en el cuerpo adosado, con un tejado a una vertiente, se ha empleado mampostería y ladrillo en la parte superior.

Fotos

Vídeos