La vida en torno al agua

Colonizada por las plumas. Grupo de aves en una de las lagunas del humedal calagurritano. : /Isabel Álvarez
Colonizada por las plumas. Grupo de aves en una de las lagunas del humedal calagurritano. : / Isabel Álvarez

La zona húmeda de La Degollada está constituida por cinco lagunas, en las que se encuentra la principal colonia de garzas nidificantes de La Rioja

Isabel Álvarez
ISABEL ÁLVAREZCalahorra

Uno de los mayores atractivos que ofrece el humedal de La Degollada, en Calahorra, son sus posibilidades para disfrutar de la observación de las aves. Mañana sábado, el biólogo Ricardo Zaldívar López descubrirá todo el potencial de esta zona y de la laguna del Recuenco en una actividad guiada novedosa dentro del programa de Medio Ambiente 'Naturaleza y Cultura'.

La zona húmeda de La Degollada, que fue impulsada como medida compensatoria al recrecimiento del embalse de El Perdiguero, está constituida por cinco lagunas en serie. Su singularidad radica en que se trata de una planicie esteparia surcada por barrancos y cárcavas donde se ha formado un variado ecosistema acuático.

Al poco tiempo de nacer, fue sorprendentemente colonizada por las aves. Y ahora no sólo se ha convertido en un lugar de cría de numerosas especies, sino también en una parada habitual de descanso para otras muchas aves durante la época migratoria.

Las Yasas (arriba) se pueden ver desde el principio del camino. / Isabel Álvarez

La jornada por estas lagunas que dirigirá este sábado el biólogo Ricardo Zaldívar tendrá una duración de tres horas y media, en las que los participantes podrán descubrir los aspectos más relevantes de la flora y fauna del entorno y sus adaptaciones a ambientes tan áridos, así como algunos aspectos históricos que ayudan a comprender la configuración actual de esta zona natural.

Humedal de la Degollada

visitas guiadas
El biólogo Ricardo Zaldívar descubrirá todo el potencial de la laguna del Recuenco y sus alrededores, en una actividad incluida en el programa de Medio Ambiente 'Naturaleza y Cultura'

Los principales valores ambientales de este área están relacionados con la existencia de ese conjunto de zonas húmedas que constituyen una gran importancia a nivel regional para la conservación de las aves acuáticas, al incluir la principal colonia de garzas nidificantes en La Rioja. Además, alberga una de las más extensas y mejor conservadas zonas en nuestra comunidad autónoma de las áreas esteparias salinas del centro del valle del Ebro.

Sendero

Para disfrutar de este paraje se puede utilizar un sencillo sendero de unos 3,5 kilómetros de longitud (ida y vuelta) que recorre, en poco más de una hora, gran parte del perímetro de la laguna principal.

El camino dispone de un ramal de unos 500 metros que atraviesa una zona de pinar hasta llegar a un cerro desde el que se obtiene una amplia panorámica del espacio natural. Otra de las opciones que ofrece este camino, a través de un desvío de la senda principal, es la de visitar las ruinas de una presa romana, construida siglos atrás para su uso en la agricultura.

Por otra parte, el sendero cuenta a lo largo de todo su recorrido con diversos paneles informativos en los que se divulgan aspectos destacables del paraje como la zona esteparia y la Yasa de las Conchas, las aves acuáticas que habitan en las balsas o la mancha de pino carrasco del Monte Los Agudos.

Restos de una presa romana

La zona de La Degollada es conocida por sus valores paisajísticos y medioambientales. Pero este enclave natural, paraíso de las aves migratorias, guarda también un importante tesoro del pasado romano de Calahorra. Se trata de los restos de una presa, que parece datar del siglo I. La infraestructura se construyó para surtir del agua del Cidacos a los asentamientos que poblaban la zona, que ahora separan los municipios de Calahorra y Rincón de Soto. Los restos de esta construcción que quedan a la vista (tramos de la pantalla, canal de desagüe y otras estructuras) corresponden a una presa ubicada en la garganta de La Degollada, entre la Torrecilla Alta y los Agudos.

El humedal, declarado Área Natural Singular, dispone igualmente de un espacio recreativo donde descansar después de recorrer sus balsas. Los pinares de pino carrasco ocupan la totalidad del centro natural en las laderas circundantes y la flora de acompañamiento da cobijo a gran variedad de plantas y matorrales, reptiles, anfibios, aves y mamíferos.

Por sus valores naturales se ha convertido en un importante lugar de descanso para las aves acuáticas migratorias que se encuentran de paso. Entre estas especies figuran las grullas, garzas, ánsares y somormujos.

La participación en la visita guiada de mañana es gratuita, aunque es precisa la inscripción previa, dado que las plazas disponibles están limitadas. La solicitud de participación se puede realizar a través del teléfono 941 468 216 o del correo electrónico sierra.cebollera@larioja.org

El punto de reunión para los participantes será el aparcamiento del antiguo lavadero de Calahorra, cruzando el río Cidacos desde la catedral por la calle La Mediavilla a mano derecha (consultar google maps), a las 10 horas. Desde aquí el grupo se trasladará en vehículos particulares hasta el aparcamiento de La Degollada, donde comenzará la actividad. Para acceder al humedal es necesario cruzar la N-232 en la rotonda del polígono de Tejerías y seguir el camino del vertedero.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos