Dubrovnik, la fortaleza del Adriático

Dubrovnik, en Croacia./
Dubrovnik, en Croacia.

Preciosas playas y una amplia oferta cultural forman el atractivo turístico de una de las ciudades más visitadas de Croacia

ÁLVARO ROMERO

Dubrovnik está considerada como una de las urbes más bellas de Croacia, declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco se consolida como uno de los centros turísticos más importantes del mar Adriático. Una ciudad fortificada que parece abrazar al mar, rodeada por murallas que en el pasado tuvieron una importante función defensiva. En el interior predomina el terreno montañoso. Su apodo, “La perla del Adriático” la define a la perfección.

A lo largo de la historia Dubrovnik ha sobrevivido a guerras, bombardeos, invasiones y catástrofes naturales. La ciudad de fue dominada por bizantinos, venecianos, húngaros y turcos, siendo uno de los centros estratégicos del comercio europeo. En 1667 un terremoto asoló la ciudad provocando importantes daños que derivaron en una decadencia socioeconómica. Posteriormente pasó a ser propiedad de Austria. Sufrió la guerra contra Serbia, de la cual aún no ha terminado de recuperarse. Fue bombardeada duramente en 1991 dejando miles de casas destruidas.

El precioso ambiente urbano de calles empedradas con muros también de piedra y tejados anaranjados, se integra a la perfección con la naturaleza que le rodea. Sus playas se intercalan en el entorno proporcionando lugares perfectos para disfrutar del mar y sacudirse el calor en época estival.

Pasear por Dubrovnik supone toda una experiencia para los sentidos, perfecto para los amantes de la historia, la arquitectura, el arte y la cultura, su belleza ha sido reclamo para películas y series, entre ellas 'Juego de Tronos'. Su vida nocturna completa el atractivo y está plagada de locales con música en vivo.

Singular arquitectura

Su muralla es sin duda la imagen de la ciudad, originaria del siglo X fue posteriormente restaurada. Se puede acceder a ella y recorrerla, 16 torres completan la fortaleza que ofrece unas vistas espectaculares tanto del interior de la ciudad como del mar Adriático y las pequeñas islas cercanas.

Palacios, monasterios y puertas amenizan el paseo por Dubrovnik donde cada calle y cada rincón yacen repletos de encanto. La Puerta de Pile conecta y sirve como acceso al casco histórico, desde allí nace una de las calles empedradas más importantes del centro. Destacan la Plaza Luza, los palacios de Sponza y de los Rectores, la iglesia de San Blas y la Catedral.

Descubriendo el entorno

Visitar esta popular ciudad croata también ofrece la posibilidad de realizar multitud de actividades y escapadas. Subir en funicular hasta la cima de la colina interior desde donde disfrutar de la naturaleza y las bellas vistas que ofrece, sobre todo al atardecer.

Las excursiones en barco permiten conocer las islas que le rodean, la de Ston, la de Korkula o la de Lokrum cuyo valor ecológico está protegido bajo la denominación de Parque Nacional.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos