¡UNA VACUNA, POR PIEDAD!

Hay una desternillante escena al comienzo del 2º acto de 'El barbero de Sevilla' del genial Rossini, en la que el conde Almaviva, disfrazado de maestro de música, se presenta en casa de don Bartolo, celoso guardián de su pupila Rosina, a la que el conde pretende. Ese diálogo hilarante lo inicia Almaviva con su saludo: «Pace e gioia sia con voi» (Paz y alegría sea con Vd.) que repite y repite, «Gioia e pace, pace e gioia». D. Bartolo va contestando: «Mille grazie», «Os lo agradezco, comprendido [...] ¡cielos, qué asco!, ¡basta basta, por piedad!, ah qué pérfido destino[...] qué cruel fatalidad[...] en resumen Sr. mío»[...]. La ceremoniosa tabarra del conde saca de sus casillas a don Bartolo, que quiere irse y desembarazarse del cansino visitante. Pero según el libreto la escena prosigue entre ambos.

Hace ya días me notaba yo raro, algo irritable, susceptible en determinados casos. Y pensé: esto no es normal, mi lumbago está igual y tomo las mismas pastillas; iré al médico. Al entrar a la consulta saludé al doctor: -'Pace e gioia sia con voi'. ¡Arrea!, no sé cómo me salió. ¿Estaría yo asociando subconscientemente algo con aquella tabarra del Conde a D. Bartolo?

El doctor, extrañado por mi saludo, comenzó con sus preguntas y exploración para establecer un diagnóstico. -Verá doctor, estos son mis hábitos, lo de siempre. -¿Ve mucho Vd. la tele?, me preguntó. - No, lo normal, los telediarios de TVE para enterarme de lo que pasa, que por cierto, ¡qué matraca con lo de O.T., todos los días, a todas las horas! -¡No siga!, dijo el doctor, 'el síndrome O.T'., tengo varios pacientes. -Pero doctor, ¿no hay alguna vacuna?, algo por piedad' le dije. -Nada, Sr. mío, me dijo, esto es una epidemia como la gripe, pero de muchos meses, y ¡luego viene Eurovisión!, y añadió: 'No vea la tele'.

¡Ya está bien! ¡Qué matraca nos está dando TVE a más de media España que nada nos importa O.T.!

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos