Unas vacaciones en la nieve

En casa. Valdezcaray recibe no solo a esquiadores riojanos, sino también a otros llegados de otras regiones y países. :: /Justo Rodriguez
En casa. Valdezcaray recibe no solo a esquiadores riojanos, sino también a otros llegados de otras regiones y países. :: / Justo Rodriguez

Valdezcaray y otras estaciones de esquí españolas se convierten con la llegada del frío en una de las alternativas de ocio más solicitadas

Iñaki García
IÑAKI GARCÍALogroño

Hay mucha gente que cuando piensa en vacaciones lo hace únicamente en sol, playa y baños en el mar. Sin embargo, en invierno, cuando el frío y el viento aprietan más fuerte, también se pueden vivir momentos de ocio interesantes en compañía de familia o de amigos. Y ahí la nieve y, más en concreto las estaciones de esquí, juegan un papel protagonista.

Y si se habla de estaciones de esquí para el disfrute de los riojanos, sin duda alguna, Valdezcaray se lleva la palma. La comunidad autónoma cuenta en esas instalaciones con 26 pistas, de las que seis son para principiantes, otras tantas tienen una dificultad intermedia y diez están calificadas como 'difíciles'. Además, hay dos de nivel 'Muy difícil' destinadas únicamente para expertos y dos itinerarios.

En los últimos años, además, las instalaciones han crecido notablemente para albergar una amplia variedad de servicios en diferentes cotas (1.530, 1.620 y 1.800 metros). Aparte de destacar por su calidad, su situación estratégica en el norte de España ha hecho de la estación riojana un lugar de destino muy solicitado no sólo para los amantes de los deportes de invierno de la región, sino también de comunidades autónomas cercanas e incluso de otros países.

Numerosos esquiadores disfrutan de las instalaciones de Valdezcaray. ::
Numerosos esquiadores disfrutan de las instalaciones de Valdezcaray. :: / Justo Rodriguez

Durante la temporada, por otra parte, Valdezcaray acoge diferentes eventos y actividades para personas de todas las edades, así como escuelas de esquí en las que tanto los niños como los adultos pueden iniciarse o perfeccionar sus habilidades en estos entretenidos deportes. Además, los más pequeños pueden disfrutar del servicio de ludoteca y, en el caso de querer aprovechar al día y comer en las pistas, hay a disposición de los deportistas varios bares y cafeterías en los que poder coger fuerzas tras una jornada deportiva y de entretenimiento.

Otros destinos

Quien quiera alejarse un poco de casa y descubrir otras estaciones de esquí contará igualmente con un amplísimo abanico de opciones. Si sigue apostando por el Sistema Ibérico puede elegir entre Javalambre y Valdelinares, por ejemplo, y si prefiere la Cordillera Cantábrica puede desplazarse a Alto Campoo, Fuentes de Invierno, San Isidro o Valgrande-Pajares, que son las que están abiertas en la actualidad. Sin embargo, uno de los destinos más demandados por los riojanos, ya que no está demasiado lejos y goza de gran reconocimiento, es el Pirineo Aragonés.

Allí destaca Formigal-Panticosa, con 180 kilómetros esquiables y 146 pistas para todos los niveles, desde las más sencillas hasta las destinadas únicamente para los grandes esquiadores. Además, los niños encuentran en el enclave aragonés un espacio para el entretenimiento gracias a los llamados 'Jardines de nieve' mientras sus adultos disfrutan del resto de las instalaciones. Su oferta se completa con actividades como noches de fiesta con la nieve como compañera de baile o el 'Tobogganing' o descenso nocturno sobre un trineo en una pista iluminada de aproximadamente 2,5 kilómetros de largo.

En Cerler, por su parte, el visitante encontrará 77 kilómetros esquiables, divididos en 67 pistas. Al igual que el resto de estaciones, el enclave alberga innumerables servicios para personas de todas las edades y la posibilidad de completar la experiencia con experiencias como la de conducir un trineo tirado por perros. El recorrido por el Pirineo Aragonés continúa por Candanchú, donde destacan instalaciones como una estación de esquí nórdico con tres circuitos de diferente longitud. Además, también se puede hallar allí un estadio de biatlón, con numerosas calles de tiro equipadas para los amantes de ese deporte. Astún, por su parte, es una estación que echó a andar allá por 1970 y que actualmente cuenta con 60 pistas y una cota máxima de 2.300 metros.

El Pirineo Catalán o Sierra Nevada son otros de los posibles destinos. En esta última, por ejemplo, se puede practicar esquí nocturno durante las veladas de los jueves y los sábados. Se completa así la amplia oferta de estaciones de esquí dentro del territorio nacional. Desde la más cercana hasta la que se halla a más kilómetros de distancia, todas ellas resultan idóneas para vivir unos días de diversión y deporte. No sólo en verano hay vacaciones.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos