Unidas contra su exmarido

Unidas contra  su exmarido

Dos mujeres de personalidad aparentemente opuesta se enfrentan a su pesar en 'Olvídate de Nick', comedia alemana pergeñada por Margarethe von Trotta ('El mundo abandonado'), con ecos de Woody Allen, según confiesa la propia cineasta. Ambos personajes se encuentran en un ático en Nueva York, propiedad del exmarido de ambas, lo único que las une. De entrada, aunque apunte a lo contrario, la película no pasa el test de Bechdel, un detector de brechas de igualdad popularizado con cierta ironía en beneficio del empoderamiento femenino.

Según este test, para que el relato, sea en el soporte que sea, se libre de la quema debe contar con más de dos personajes femeninos, que hablen entre sí y que no sea una conversación necesariamente sobre hombres. Ya desde el título, que no ha podido obviar el nombre de un señor en torno al cual giran los problemas, se echa por tierra el curioso método, lo que lleva a pensar que esta producción germana no se radicaliza en ningún momento y ofrece un discurso plagado de tics de género, incluído el odio que profesan los roles principales por la nueva conquista de su examante, más joven y guapa.

Las críticas caen antes sobre la persona que entienden como rival mientras el individuo que se ha dejado llevar por la infidelidad y la ha liado parda sonríe. La 'americanización' de 'Olvídate de Nick' -no en vano es la primera película rodada por Von Trotta en inglés- es el mayor problema de una comedia que busca el humor en situaciones de enfrentamiento. Chocan dos mundos, el de una modelo profesional y una madre divorciada. Evidentemente, el escenario va cambiando a medida que avanza el diálogo y la falta de entendimiento se torna camaradería. Lo mejor es la crítica velada al aburguesamiento urbanita.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos