El trazo humano de la tragedia del St. Louis

J.F. HERNÁNDEZ LÁZARO

El autor de 'La niña alemana' es cubano y periodista. Ésta es su primera novela. La escribió según propia confesión, conmovido por la tragedia del trasatlántico St. Louis en el que un millar de judíos alemanes escapaban en 1939 rumbo a Cuba de la locura nazi. Lucas Correa recrea el drama de aquel éxodo y logra transmitir el sufrimiento no sólo de aquellos días sino también de los años transcurridos hasta nuestros días de muchas familias judías víctimas del demencial odio de Hitler y sus seguidores. Dado por supuesto que para este lector la crítica de libros debe ser más una orientación para la invitación o no a la lectura de un libro que un análisis sintáctico-gramatical o académico del mismo, se recomienda leer 'La niña alemana'.

El relato mantiene el interés a través de los relatos de dos mujeres. Poca imaginación hay que ponerle a la lectura para ver el sufrimiento de Hanna Rosenthal y Anna Rosen que narran en paralelo y en primera persona su diario transcurrir.

Hanna es una niña que con su madre huyendo de la Alemania de Hitler pudo desembarcar en Cuba. Varios centenares de viajeros del mismo barco se vieron obligadas a volver a Europa cuando corriendo el año 1939 el gobierno cubano no permitió al capitán del St. Louis desembarcar a los 900 judíos que huían del terror nazi. Anna es la otra niña que vive Nueva York y narra su historia desde que un día se empeña en contactar con su tía-abuela Hanna Rosenthal para conocer las circunstancias del pasado de su padre. Hanna se ve abocada a sufrir una vida que nunca imaginó. «En nuestra familia no nos morimos, nos dejamos morir» llega a decir.

Es una novela que entretiene y llega a conmover pese al laxo estilo del autor

Son 442 páginas en las que va creciendo el interés por descubrir el encuentro que pronto se intuye que se ha de producir, entre Hanna Rosenthal y Anna Rosen (apellido apocopado para vivir en el exilio). Soslayando la frialdad del estilo del escritor que sólo arañó las entrañas de este lector en las páginas en las que dos adolescentes judíos y enamorados tratan de encontrar unas ampollas de cianuro, el libro no llega a transmitir la dolorosa emoción que los hechos evidencian.

El relato en conjunto es realmente trágico; trágico por las consecuencias de la persecución a los que se ven sometidos los judíos protagonistas y también por la frustración de quienes buscando sobrevivir viajan a Cuba para perder allí la esperanza cuando el 13 de mayo de 1939 el gobierno de la isla no respondió a la petición de permiso para desembarcar en aquel puerto caribeño. Dicho lo cuál uno que usted, amigo lector, compraría el libro y lo leería. Es novela que ilustra sobre un hecho real desconocido, entretiene porque mantiene el interés y -pese a su laxo estilo- llega a conmover.

Fotos

Vídeos