Sumergirse bajo el hielo, escalar cascadas heladas, practicar snowkite o surfear en la nieve lapona son algunas de las actividades más exclusivas que ofrece el país suomi

Cascadas heladas para escaladores experimentados. :: rc/
Cascadas heladas para escaladores experimentados. :: rc

Descarga de adrenalina en el invierno finlandésTURISMO

ÁLVARO ROMERO MADRID.

Finlandia es un país espectacular, uno de los referentes turísticos del norte de Europa. Descubrirlo a fondo es un placer para los sentidos. Conocer su cultura, el modo de vida de sus gentes y degustar su gastronomía son tareas obligadas para todo aquel que decide visitar este lugar. Pero Finlandia no es solo eso, en época invernal es el país por excelencia, allí se puede disfrutar de una de las navidades más bonitas del mundo visitando a Papa Noel en su casa de Rovaniemi, adentrarse en el bosque con motos de nieve para avistar auroras boreales, uno de los mayores espectáculos de la naturaleza, o disfrutar de paseos en trineos tirados por huskies. Pescar en el hielo o visitar alguna granja de renos puede poner la guinda a un viaje de ensueño.

Para los más aventureros

Para todo aquel que decida salirse de las tradicionales actividades turísticas que se realizan en el norte de Europa pueden preparar un viaje exclusivo repleto de aventuras para descargar adrenalina.

Las mayores estaciones de esquí de Finlandia se encuentran en Laponia

Se está popularizando en Finlandia la práctica de deportes invernales extremos, ideales para los más aventureros y osados. Aprovechando las facilidades del terreno y los espectaculares paisajes de Laponia y la Región de los Lagos, lugares repletos de aguas congeladas y extensas colinas llenas de nieve, que suponen toda una inyección de adrenalina.

Bajo las gélidas aguas polares

Nadar en un agujero abierto en el hielo es bueno para la salud y te hará sentir bien. O al menos eso dicen los finlandeses. Los jóvenes de este país lo han convertido en una actividad de moda, con sitios cada vez más "trendy" para practicarlo y aseguran que es toda una inyección de energía. En Finlandia la sauna forma parte integral de su cultura desde tiempos inmemoriales. Es un ritual que limpia cuerpo y espíritu. Los más atrevidos también pueden combinar una sesión de sauna con una zambullida en el agua de un lago helado. Hoy en día, en Finlandia hay varios lugares nuevos con mucho estilo donde se ofrece la natación en el hielo junto con otras opciones de spa y baño, puramente por el disfrute de la experiencia. Se ha bajado el listón y se ha subido el nivel de entretenimiento, en parte gracias a la instalación de luces subacuáticas.

Los más aventureros también pueden sumergirse a nivel profesional. Es difícil asociar el buceo con regiones polares pero en Finlandia existen más de 180 clubes para practicar este deporte, por supuesto en aguas gélidas. Una sorprendente experiencia estimulante y visual, pues los fondos marinos del norte guardan incontables barcos hundidos y peculiares especies de fauna y flora marina.

La seguridad no será un problema, el aventurero irá siempre acompañado por buceadores expertos que conocen la zona a la perfección y protegido por un traje seco. Con todo ello las bajas temperaturas siempre supondrán un hándicap que merece la pena hacer frente para disfrutar de una aventura tan exclusiva.

Surcando los vientos lapones

El snowkite es uno de los deportes de moda en Finlandia, una modalidad similar al kiteboarding pero sustituyendo el agua por nieve, un entretenimiento perfecto para descargar adrenalina. Con los fuertes vientos finlandeses como motor, una cometa y una tabla, la diversión está asegurada deslizándose por las laderas y páramos lapones o los ríos congelados. También se puede practicar al sur del país, gracias a uno de los centros de deportes de invierno más conocidos del mundo, el famoso Lahti.

En Finlandia hay aproximadamente 75 estaciones de esquí, la mayoría de ellas pequeñas colinas locales junto a ciudades o aldeas. Sin embargo, las más grandes se encuentran en las mesetas de Laponia, y son destinos clásicos entre los lugareños donde pasar las vacaciones de invierno. Las cuatro grandes estaciones de esquí de Laponia (Levi, Ylläs, Pyhä-Luosto y Ruka) se elevan desde unos 500 metros hasta más de 700 metros sobre el nivel del mar, sus pendientes cuentan con una longitud de hasta tres kilómetros.

Las estaciones de esquí laponas ofrecen experiencias para todo tipo de dificultades, desde pistas infantiles hasta pistas negras, snowparks y exploración de zonas agrestes. La campaña comienza a finales de octubre, mientras que la temporada alta se expande desde febrero hasta que la nieve se funde, a principios de mayo. El ambiente en las estaciones de esquí finesas es agradable, y mucho más relajado que en las principales y concurridas estaciones de esquí de, por ejemplo, Europa Central.

En los últimos años se ha popularizado también el snowsurfing, una actividad que combina el snowboard y el surf y que se practica sobre nieve con una tabla similar a la de este último. Un deporte divertido y original que está de moda.

Escalando cascadas

Los imponentes saltos de agua del norte de Europa se congelan al igual que lo hacen ríos y lagos, no son capaces de resistir las bajas temperaturas de estas latitudes. Los más intrépidos pueden desafiar las leyes de la gravedad y explorar sus límites escalando estas cascadas. Toda una aventura para los sentidos, en lugares inhóspitos entre impresionantes paisajes, aire puro y el siempre presente frío polar. Algunas academias ofertan esta aventura y al igual que ocurre con las pistas de esquí, hay lugares para diferentes dificultades. Desde la cascada de Tajukangas, perfecta para los más novatos, hasta las cataratas del cañón de Korouoma para los que busquen desafíos extremos y tengan experiencia en la materia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos