Sueños compartidos

Sueños compartidos

OSKAR BELATEGUI

Un matadero de Budapest no parece el escenario más idóneo para una historia de amor. La directora húngara Ildikó Enyedi no se corta a la hora de retratar casi con delectación quirúrgica las cabezas de las reses, las vísceras y la sangre. También los bosques nevados donde dos ciervos se convierten en metáforas soñadas de la pareja protagonista, dos solitarios que viven una historia de amor en ese gélido ambiente. Él cree que es demasiado viejo para ella y, además, tiene un brazo inútil; ella no soporta el contacto físico y, suponemos, sufre síndrome de Asperger.

'En cuerpo y alma' ganó el Oso de Oro en el último Festival de Berlín por la originalidad de este idilio donde los amantes comparten los mismos sueños y un particular sentido del humor. Son dos almas heridas que tratan de conectar en un mundo que no les entiende. Enyedi, una realizadora que proviene del campo de la creación, contrapone en su fábula la brutalidad de lo real -el matadero- con la ensoñación de lo irreal, representada por las imágenes oníricas de los ciervos en los bosques.

Habrá quien se deje atrapar por la propuesta de la directora y quien contemple elementales y obvias las alegorías del filme, que representa a Hungría en la carrera por el Oscar. «Buscaba mostrar una vívida y apasionada historia de amor de la manera menos vívida y apasionada posible. ¿Qué pasaría si un día conoces a alguien que sueña las mismas cosas que tú por la noche», plantea Enyedi, que contempla a sus personajes como «dos personas introvertidas heridas por dentro».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos