Senderos de agua

Senderos de agua

El nacimiento del Nervión por el cañón de Délica es una ruta sencilla para disfrutar de la naturaleza en familia

JENNIFER G. POLANCO

Buitres leonados. Vacas. Ardillas. Cabras montesas. Peces. Toros mansos. De hecho, hubo hasta lobos. No es un zoo. Estamos hablando del Nacimiento del Río Nervión, en tierras de Guibijo y de Guillarte (Álava). Si gozan como niños en plena naturaleza y rodeados de animales salvajes en libertad, anoten este lugar en la lista de sitios por visitar. Además, podrán disfrutar (solo en época invernal o de grandes precipitaciones) de la cascada más alta de la Península Ibérica: el Salto del Nervión.

Orduña es el principal núcleo rural de la zona y permite, además, unir en una misma excursión la ruta de ascensión del río hasta el nacimiento en Alto del Corral y la visita al Salto del Nervión. Una recomendación: si pretenden recorrer la zona en los meses de verano o épocas de escasez de precipitaciones la ruta más divertida es el caudal seco del río.

Para ello hay que llegar al barrio de Délica (Amurrio) y aparcar el coche en un aparcamiento arbolado situado al lado del bar-restaurante El Infierno. Por la derecha del mismo y pasando el viaducto del tren comienza el recorrido.

La zona está repleta de piedra caliza, lo que hace que en los meses más secos el agua se filtre por las cavidades rocosas, dejando un arroyo de cauce sinuoso con tramos invisibles. Durante la ruta, sin señalizar, pero que simplemente consiste en seguir el curso del río en sentido ascendente, habrá que cruzar en varias ocasiones de una orilla a otra, tarea sencilla si se apoyan con seguridad en los grandes cantos, pero que se complica si ha llovido los días anteriores. Mucho cuidado con el musgo, resbala considerablemente.

Dónde comer

Caserío Otzaibe-El Infierno. Se encuentra justo al principio del recorrido, o al final, depende como se mire. Solo abre los fines de semana y ofrece un menú a la carta que oscila entre 25 y 30 euros. ()945383796).

Amparo. En Berberana, ofrece comida casera y un menú diario variado con cinco primeros y cinco segundos a elegir (Carretera Bilbao, 18 -20 Burgos.)947351553).

Hiria. En la plaza Gernika de Orduña, tiene entre semana un menú casero por 12 euros. Los fines de semana, se come a la carta. El precio oscila entre 25 y 40 euros. ()945384879). La Venta. A sólo 3,7 km de Délika, en Tartanga, está el restaurante La Venta con un precio a la carta de 35 a 50 euros ()945383796). El Refor, en Amurrio. Un clásico de la zona con platos tradicionales de calidad. Menús desde 20 euros. ()945393314).

La parte inicial del recorrido es muy cómoda, ideal para ‘senderistas de bastón’. La llanura del terreno y la ausencia de grandes rocas invita a las vacas a pastar, refrescarse o incluso descansar al sol. Por tanto, no se asusten si durante el camino escuchan mugidos y cencerros cerca, son inofensivas. Alrededor del fluir de las aguas, robles, hayas, chopos fresnos, sauces y alisos acompañan al río en sus riberas.

DÉLICA (ÁLAVA)

Cómo llegar
Desde Orduña coger la BI-4906 dirección Délica, donde aparcaremos el coche en el parking que hay junto al bar-restaurante El Infierno.
Distancia
3,5 km
Duración
1h y media
Dificultad
Baja.
Web
www.urduna.com

Una vez atravesado el puente de piedra, el camino toma altura (tiene un desnivel de 100 m.) y permite ver, a lo lejos, el estrechamiento del río y sus paredes tableadas y labradas por las aguas. En apenas hora y media habrán llegado al final del cañón. No sin antes pasar por el último tramo, que les hará sudar un poco. Es una ruta sin complicaciones pero al final nos encontraremos grandes rocas por lo que será mejor dejar el bastón a un lado y ayudarse con las manos. Otra recomendación: lleven llenas las cantimploras, no hay agua potable en los 3,5 km de ruta. Una vez arriba, en el final de la garganta, estarán en el lugar ideal para sentarse a comer o a descansar. En días de mucho calor se agradece el agua vaporizada de las pequeñas cascadas.

Pozas cristalinas

Es en el final del cañón donde se encuentran las mejores pozas, las de aguas más cristalinas. Si se atreven, pueden darse un chapuzón, aunque el agua está helada hasta en verano. Otra forma de refrescarse es esperar a que oscurezca en el desfiladero, cosa que no tarda mucho. Aunque haya habido temperaturas tropicales, oscurece y refresca mucho antes que en la parte de abajo del río.

Cabe recordar que no deja de ser un cañón y que por lo tanto, hay que tener mucho cuidado con los desprendimientos en los días de viento y sobre todo, con las riadas inesperadas. Último consejo: no se olviden de recoger todo aquello que no estaba allí antes. A todos nos gustará disfrutar del bonito paisaje de cuidado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos