Vía romana y vías verdes

LA RIOJALogroño

La consecución de la medalla olímpica de Carlos Coloma en Río de Janeiro ha provocado un impulso sobresaliente al deporte de la bicicleta de montaña. Sobre todo se nota en los jóvenes y niños que comienzan a iniciarse, muchos de ellos en el propio Coloma Bike Club. Pero también ha habido un auge entre los adultos, facilitado por las caminos y travesía de los que dispone La Rioja para la práctica del ciclismo de montaña.

La Vía Romana del Iregua es un buen ejemplo. Desde Logroño se puede pedalear con facilidad hasta Viguera, pasando por Alberite y Albelda de Iregua, durante 24 kilómetros. Después de Viguera se puede continuar, aunque el camino ya no es tan sencillo. Otras rutas idóneas son las vías verdes, antiguos trazados ferroviarios que han sido habilitados para la práctica del senderismo y del ciclismo.

En La Rioja hay cuatro, la más pequeña es la del Cortijo, de apenas 3 kilómetros y que acerca a Fuenmayor, y la más larga, de 34, es la del Cidacos, que transcurre de Calahorra a Arnedillo, pasando por Autol, Quel y Arnedo. También existe la de Préjano, de unos 5 kilómetros, y la del Oja, que transcurre entre Haro y Ezcaray, pasando por Ojacastro, Santurdejo, Santo Domingo, Bañares, Castañares de Rioja y Casalarreina. Además, existen rutas como las del Vino de La Rioja Alta, las del Centro BTT Moncalvillo y el GR-99 Camino Natural del Ebro.

Fotos

Vídeos