La poesía de Sonia San Román y Iosu Moracho, en Logroño

Ambos autores presentan sus obras este martes en la librería Santos Ochoa

LA RIOJALogroño

Prosigue la programación de 'Agosto clandestino' con la participación este martes de dos poetas este martes 8 de agosto en la librería Santos Ochoa de Logroño a partir de las 19.30 horas.

La cita incluye conversación, recital y presentación de los libros 'La barrera del frío' de Sonia San Román (Suburbia Ediciones) y 'Grulla mística' de Iosu Moracho Cortés (Ediciones Vitruvio) y la ocasión de acercarse a la poética de estas dos poetas.

Sonia San Román nació en Logroño en 1976. Desde que publicó en 2004 su primer libro de poemas, 'De tripas, corazón', ha llevado a cabo una labor constante en torno a la literatura: con publicaciones en revistas y antologías nacionales e internacionales; como profesora de lengua, literatura y creación literaria; como editora y correctora para Ediciones del 4 de Agosto; como narradora quedó finalista del Cosecha Eñe en 2015 y como autora de sus propias obras en solitario (Planeta de poliuretano, Punto de fuga, Anillos de Saturno, Nosotros, los pájaros y recientemente La barrera del frío).

El pamplonés Iosu Moracho Cortés (1963) es maestro de Primaria y poeta. Entre sus títulos, 'Nación de sueños', 'Café Trévere', 'La muñeca de hierbas' y 'otros poemas de África', 'La utopía tiene los pies descalzos...' Y el libro que presenta en Logroño, 'Grulla mística' (Vitruvio, 2016), "un volumen con el que me asiento en el presente, en lo cotidiano, para echar una mirada hacia el pasado con el fin de rescatar del olvido aquello que me ha conformado como persona".

El poeta entiende la vida como "un proceso de transformación personal y la poesía, como una herramienta de cambio social. Vivimos en sociedad y el roce diario crea la circunstancia, la experiencia, el encuentro y el conflicto, agrega, sabedor de que, en su caso, la poesía da voz a todo esto. Saca de mí lo más profundo, hasta dejarme en la intemperie absoluta, en la desnudez total. Y si no te lo tomas en serio, si no pones la vida en ello, no es poesía".

Y es que, concibe este arte como un despojamiento del ser y también del sistema y de la propia sociedad, de modo que, en el fondo, es un desenmascaramiento. En cuanto a su estilo, dice que sus poemas están "llenos de imágenes que se entienden y la gente suele identificarse con ellos, porque se reconocen. También distinguen de inmediato el posicionamiento; en este caso, es un descalzarse, porque lo que tocamos es sagrado, continúa. En sus textos hay ternura y esperanza, pero debajo subyacen la puya, la denuncia, el aguijón", como describe Ana Oliveira Lizarribar.

Fotos

Vídeos