OPERACIÓN HEROÍSMO

'PIZZICATO' - LUIS FERNANDO RODRÍGUEZ IMAZ

El pasado día 5 me senté en mi sillón a ver la final de OT, el acrónimo de 'Operación triunfo'. La vi completa, 3 horas y cuarto. Canciones, aplausos atronadores, loas, parabienes, alegrías, llantos, explosiones de sentimientos y emociones, una noche de continua excitación para los concursantes, sus celosos profesores y el público fiel que puso al rojo las redes sociales. Los 5 finalistas, eufóricos, es normal. La ganadora, la pamplonesa Amaia Romero.

Vds. se preguntarán qué haría yo viendo esto si soy un fiel activista de la peña Beethoven. Muy sencillo, ver esta función para formarme una idea. Nada de poner en valor el concurso ni a sus concursantes ni a sus profesores ni a su academia ni a su público. No me corresponde, y cada uno está donde quiere estar. Sí que creo que la ganadora posee una voz interesante, con carácter y fundamentos musicales.

Pero, ¿será esta la forma adecuada de forjar cantantes? ¿Será suficiente una formación en una especial academia durante 105 días? ¿Será equilibrado un resultado en tan corto tiempo? ¿Asimilarán los concursantes pasar en algo más de tres meses del anonimato, creo, a la fama?

El próximo día 22 cuatro alumnos del Conservatorio de La Rioja de unos 13 años pasarán su primera prueba de fuego. Mostrarán sus cualidades ante un jurado muy cualificado y exigente, del proyecto de desarrollo de talentos musicales de la Sinfónica de Madrid. La Rioja ya lo informó el 13 de enero.

Estos jóvenes llevan ya 7 años estudiando en esa 'academia' que conocemos como Conservatorio. Acuden a clase de lunes a viernes por la tarde/noche después del colegio y de hacer otras actividades; estudian con sus instrumentos o voz muchas horas de música, su sacrificio es ímprobo. Estos alumnos de la academia Conservatorio están inmersos desde hace años en la 'Operación heroísmo', y lo que te rondaré. ¿Serán reconocidos algún día como los de la academia del triunfo?

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos