Rozalén: «Era el momento de mirar hacia dentro y preguntarme de dónde vengo»

Rozalén./Javier López / EFE
Rozalén. / Javier López / EFE

Riojafórum acoge hoy el concierto de presentaciónde su nuevo y tercer disco, 'Cuando el río suena...'

Diego Marín A.
DIEGO MARÍN A.Logroño

María de los Ángeles Rozalén Ortuño, albaceteña a punto de cumplir 32 años, no tiene un currículo habitual en el panorama musical sino, más bien, el de una trabajadora social. De alguna manera, con su música, lo es. Es licenciada en Psicología por la Universidad de Murcia y máster en Musicoterapia, habiendo trabajado con enfermos de Parkinson y con personas en riesgo de exclusión social. Ya como cantautora ha editado tres discos, el último de ellos 'Cuando el río suena...' (2017). Ha ganado diversos concursos de jóvenes músicos, ha colaborado con muchos artistas, sobre todo raperos y colaborado con onegés. Hoy actúa en Riojafórum, en Logroño, a partir de las 20.30 horas, con entradas entre 30 y 45 euros.

-Su música siempre se relaciona con lo social, con la solidaridad, con la crítica... ¿Concibe así la música, como un mensaje que lanzar a la sociedad?

-Hay de todo, porque también tengo canciones que no hablan de nada de eso, tengo mitad de amor y desamor, que no parecen tan importantes, y mitad tema social. Para mí todo es importante. Y si hay un mensaje, guay, pero sin intensidades, todo combinado, mejor.

-A veces es sólo cuestión de pequeños grandes gestos. ¿En Logroño contará con intérprete de lengua de signos?

-Todos los conciertos son inclusivos, sí.

-¿Por qué decidió hacer inclusivos sus conciertos y atraer a ellos a quienes no pueden oír?

-Fue una casualidad maravillosa, por conocer a Bea Romero [la intérprete]. Vengo de la Psicología social, pero la conocí y fue tan fácil de ponerla al lado en un concierto y comprobar cómo se derribaba una barrera. Además, me parece importante compartir protagonismo con ella porque suma a todos los niveles. No sólo viene todo el mundo que quiere sino que da a conocer la lengua de signos, que es bellísima, parece que la gente entiende más las cosas si las ve. Lo estúpido es no ponerlo.

-Alude a su formación como psicóloga. ¿Le ayuda a componer?

-Claro que sí. La Psicología es el estudio del comportamiento humano y la mente, y con todo lo que se mueve a nivel emocional con las canciones, supongo que sí, que me ayuda. Además, ayuda a intentar entender todo esto, a sobrellevarlo. Pero, evidentemente, voy al psicólogo porque uno no puede psicoanalizarse a sí mismo, por desgracia.

-En su último disco cuenta historias personales y familiares. ¿Por qué en el tercer disco y no antes?

-Porque han sido ahora cuando se me han puesto delante, cuando he conocido la fosa común de mi tío abuelo, cuando nos hemos vuelto a encontrar con Miguel... No ha sido oportunismo sino lo que ha sucedido en estos dos últimos años en los que yo estaba componiendo. Y, claro, son temas delicados, el más de todos, el que parece tabú, la historia de amor de mis padres. Pensé que era el momento de mirar hacia dentro y preguntarme de dónde vengo.

-Temas como el de la memoria histórica no dejan de ser actualidad y en él se sumerge la canción dedicada a su tío abuelo Justo. ¿Cómo valora la aceptación del público de la canción?

-Lo que me sorprende es que me llamen valiente por decir que en mi familia tenemos un desaparecido y que duele. Parece que la gente se lleva las manos a la cabeza hablando de esto y que no se puede decir que España es el segundo país con más desaparecidos del mundo. En la canción no hay frases políticas, es todo humano. La gente que te echa algo en cara creo que ni siquiera ha escuchado la canción.

-También ha compuesto una canción para Amaya, de 'OT'. ¿Qué ha sucedido para que en la última edición haya una opinión positiva del concurso por parte de músicos no mediáticos?

-Han sabido darle la vuelta, dentro de que sigue siendo un 'reality show', y eso se puede defender poco. Pero si aprovechas ese espacio para lanzar mensajes potentes y cuentas con músicos que habitualmente no están en televisión y radios... cantautores como yo, así ganan a todo el mundo.

Feminismo, libertad, prejuicios

-Se declara feminista. ¿Cree que, de alguna manera, ha recogido el testigo de Bebe como cantante defensora de los derechos de la mujer y adalid de la igualdad?

-No lo sé. Para mí Bebe es un referente, me encanta, pero también Amparo Sánchez, Carmen París... Hay un montón de mujeres haciendo cosas por el feminismo desde hace mucho tiempo. La gente ya va entendiendo lo que significa, que es sinónimo de igualdad. Pero yo siempre he estado en ese entorno de igualdad. No entiendo que alguien pueda decir que un hombre es mucho más valioso que una mujer. Es de '1º de Humanidad'...

«Parece que no se puede decir que España es el segundo país con más desaparecidos del mundo»

-¿Se siente más libre o más coartada a la hora de componer?

-Ahora mismo sí estamos en un momento delicado. Con las redes sociales y todo el mundo opinando hay que darle mil vueltas a todo para no molestar a nadie y, es inevitable, eso te quita libertad. Yo tengo un miedo que antes no tenía, te lo provocan. No estoy muy contenta con eso. Me siento menos libre. Ahora a cada canción le doy 100.000 vueltas porque no quiero molestar a nadie. La gente está muy susceptible, no hay sentido del humor...

-Ha colaborado con muchos raperos, algo que llama la atención porque su estilo nada tiene que ver.

-Hay que quitar prejuicios y etiquetas. Escucho rap desde cría y toco con grupos de funk, rock, punk... Creo que mezclar enriquece.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos