Martínez de Mingo define la poesía como «la deriva del diálogo con uno mismo»

Martínez de Mingo define la poesía como «la deriva del diálogo con uno mismo»

La cita cultural es a las 20 horas en la Casa de los Periodistas de Logroño

EFELogroño

El poeta riojano Luis Martínez de Mingo abre hoy las XX Jornadas de Poesía en Español, donde ofrecerá un recital con una selección de sus distintos poemas, tanto publicados como inéditos, de un género que define como «una forma de entenderse, la deriva del diálogo con uno mismo».

Martínez de Mingo, junto con el coordinador de las Jornadas, Raúl Eguizábal, ha presentado hoy, en una rueda informativa, su participación en este ciclo de poesía que será «muy emotivo» ya que su intervención «comenzará con el mismo poema que presenté en Logroño, hace 40 años, cuando me convertí en uno de los primeros riojanos que publicaban fuera de La Rioja».

Eguizábal ha recordado que Martínez de Mingo fue profesor de literatura en Logroño y, además de poesía, ha escrito memorias, novelas y ensayos, «diferentes textos en los que la capital riojana, el tema local, suele estar presente».

De su trayectoria poética, ha explicado que tiene tres libros publicados «Cauces el engaño», en 1978; «Anacrónica y Fidel», del año 1985; y «Ni sombra de lo que fui», en 2013.

Se trata de «un recorrido intermitente, pero que no significa que en ningún momento olvidara la poesía, sino que continuaba escribiendo sin llegar a publicar», ha dicho.

Martínez de Mingo ha reconocido que «escribir poesía es algo que surge» y como le sucedía a Juan Ramón Jiménez, «antes de publicar mis poemas, los he ido recomponiendo y dándoles vueltas una y otra vez, llegando en ocasiones hasta a avergonzarme de ellos».

Por ello, ha asegurado que es diferente escribir prosa que poesía, ya que «del diálogo con los demás surge la retórica, mientras que la poesía es una forma de entenderse y aclararse».

Sobre la evolución de su poesía a lo largo de sus más de 40 años de trayectoria, ha precisado que su primer libro estaba «condicionado por los novismos, ya que es mi generación», aunque ha sabido «evolucionar a la importancia del contenido».

Imágenes y contenidos

Este cambio «no significa que ya no me interesen los experimentalismos, sino que ahora dejo claro lo que quiero decir, ya que las imágenes bellas también pueden servir para expresar contenidos concretos», ha destacado.

Respecto a los temas sobre los que versan sus poemas, ha matizado que «hay cuatro temas que me preocupan y reflejo en mi poesía: el amor, la soledad el tiempo y la muerte, los mismos sobre los que también escribía Jorge Luis Borges«.

En este sentido, ha mencionado que su último libro, tras el fallecimiento de su madre, recoge sobre todo el tema de la muerte, un tema muy recurrente en poesía pero, según ha reconocido, «la muerte de los otros, porque somos sociedad antes que individuos» y en ocasiones es necesario «cubrir el desamparo y buscar refugio».

Por este motivo, ha afirmado que «la muerte de mi madre fue fundamental para expresar ese sentimiento», que recoge en los «más de cien poemas que escribí para el libro'Ni sombra de lo que fui', de los que finalmente tuve que seleccionar unos 20 o 25».

En la actualidad, Martínez de Mingo ha avanzado que se encuentra escribiendo el guión de una película que «quizá deriva en una novela», aunque «en ocasiones se impone el poema, dependiendo del tema, porque los temas se imponen».

El poeta riojano participará esta tarde, a las 20 horas, en la XX Jornadas de Poesía en Español que, bajo el titulo 'Tallas grandes', albergará a lo largo de toda la semana recitales de distintos escritores, en la Casa de los Periodistas de Logroño.

Cita de este lunes

Sus hazañas velocipedistas son legendarias. Todavía se habla con reverencia de su subida al monte Carmelo, bici en hombro. Sus episodios literarios no son menos míticos. Ha cultivado la poesía en verso, la novela en prosa, el cuento, el libelo, la memoria intempestiva, el género policiaco, la novela con fondo histórico, el ensayo literario, la biografía y el ditirambo, con idéntico ahínco. Ha sido finalista del premio Nadal (El perro de Dostoievski, 2001), excelente cuentista (Bestiario del corazón, 1994), poeta intermitente (Cauces del engaño, 1978; Anacrónica y Fidel, 1985; Ni sombra de lo que fui, 2013) y memorialista a saco (Pienso para perros, 2014). Y casi todo se lo hemos perdonado. Nació en Logroño en 1948. Ha sido, durante cuantiosos lustros, profesor de literatura, y maestro de ignaros e incongruentes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos