Jugar a 'Jumanji' 22 años después

Cine de evasión familiar de culto, suavizado en su nueva andadura. 'Jumanji: Bienvenidos a la jungla' es menos sombrío que su antecesora, no en vano su director es Brad Peyton, responsable de comedias inanes como 'Sex Tape. Algo pasa en la nube' o 'Bad Teacher'. Su último trabajo tras la cámara camina por el sendero comercial de producciones como el relanzamiento innecesario de 'Viaje al centro de la tierra', cuya secuela protagonizó el gigantón Dwayne Johnson, The Rock, también presente en esta revisitación de una aventura que pretende explotar la fiebre por la cultura de la nostalgia desde el primer minuto.

Con tan obvia intención sitúan en primer plano a unos adolescentes que encuentran una consola de videojuegos antediluviana y la emplean, cual ouija, para verse inmersos sin quererlo en un relato selvático donde priman las sorpresas. La más llamativa no tarda en explotar: los protagonistas se convierten en sus avatares, seres adultos no siempre con los mismos puntos en común, incluso opuestos. Por ejemplo, la tradicional chica popular del instituto se convierte en un profesor de mediana edad.

Sobrevivir a Jumanji, con la selva como escenario, es el excéntrico juego en el que se ve atrapado el reparto principal, completado con Jack Black, Karen Gillan y Kevin Hart. Lo mismo ocurrió 22 años atrás con el malogrado Robin Williams. El objetivo principal de unos personajes desdoblados, el verdadero y el avatar, es captar con la edad de sus roles al público joven y a aquellos espectadores que vibraron con la cinta original, ya crecidos y probablemente con descendencia.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos