«El jazz es una música viva y no está estancada en un estilo»

Tommy Caggiani en uno de sus sets de percusión. :: /Sanda Sáinz
Tommy Caggiani en uno de sus sets de percusión. :: / Sanda Sáinz

Mañana comenzará el festival Nicajazz en Alcanadre, con un cartel de artistas nacionales e internacionales Tommy Caggiani Baterista y percusionista

Sanda Sáinz
SANDA SÁINZAlcanadre

El baterista, percusionista, profesor de conservatorio y musicoterapeuta italiano Tommy Caggiani reside en Alcanadre, localidad en la que mañana, domingo, 1 de julio comenzará el VII Nicajazz, festival del cual es promotor. A las 13.00 horas actuará ES3 Trío con Caco Santolaya en la terraza del hogar del Jubilado y a las 20.30 José Luis Gutiérrez MuMu en el teatro La Unión. El viernes 6 tocará Renato di Prinzio Consort (22.30), el sábado 7 Monastyr (13.00) y Tomasz Chyla 5tet (22.30) y el domingo 8 Tommy Caggiani Therion Project (13.00) y Mateusz Palka Trío (20.30).

-¿Cómo se presenta este Nicajazz?

-Muy bien. Hemos hecho un esfuerzo monumental para mantener el cartel al nivel más alto posible y compatibilizarlo con el presupuesto.

-¿Cómo logra traer artistas de nivel a este festival?

-Me muevo en el ambiente internacional, como jurado en una red de festivales y esto me permite traer las novedades de grupos ganadores europeos.

-¿Qué hace un artista como Tommy Caggiani en un pequeño pueblo riojano como Alcanadre?

-Aquí me siento muy bien, adoptado por La Rioja. Después de haber vivido en grandes ciudades del mundo como Roma, Boston, Asunción, Bruselas, decidí que, como base, necesitaba un pueblo tranquilo. Viniendo a trabajar al conservatorio de Pamplona descubrí esta zona y me enamoré. Aquí estoy desde hace catorce años.

-Y hace siete años se creó el Nicajazz ¿cómo surgió la idea?

-Teniendo en cuenta mi inquietud para crear cultura y eventos en el lugar donde resido, mi mujer Isabel y yo decidimos poner en marcha este proyecto. Al principio con grupos locales y cada vez más con bandas internacionales. El punto de inflexión fue el año pasado con una programación de primer nivel del mundo como si fuera Vitoria o Donosti. Tuvimos aquí al hermano del pianista Michel Petrucciani, Philippe Petrucciani, con su grupo entre cuyos músicos estaba Dominique Di Piazza, considerado uno de los cinco mejores bajistas del mundo. Un cartel grande para un sitio pequeño. Fue un salto de calidad brutal.

-¿Qué otros cambios ha habido desde la primera edición?

-Ha aumentado el número de conciertos. Damos espacio, además de a artistas internacionales, a otros locales. Creo que es necesario fomentar la visibilidad de los grupos emergentes, que presentan discos de La Rioja o regiones cercanas. También se han multiplicado los lugares donde se celebran. Intentamos hacer una rotación. Pasamos de tres actuaciones en el inicio a nueve el año pasado y este año tenemos siete. Es difícil mantener el listón pero cada año intentamos superarnos. Junto con el festival de Pekín, Lituania, Serbia y Hungría, este de Alcanadre ha sido elegido representante de España en la red de colaboración.

-¿A quién va dirigido el Nicajazz?

-A todos los públicos. El jazz es una música viva, la que más, y no está estancada en un estilo. Este es un festival con un abanico de propuestas. Es gratuito, aunque en los dos últimos conciertos (los del domingo 8 de julio) habrá una entrada simbólica porque se ofrecerán dos vinos y una copa serigrafiada de bodegas Aradón.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos