Homenaje a los que perdieron la batalla pero no la dignidad

LUIS ÁNGEL ADÁN LEÓN

Durante la explosión de la novela negra en la Transición española el nombre de Juan Madrid siempre salía a relucir. Era el escritor tipo: periodista especializado en sucesos, con muchos antecedentes de lucha antifranquista que se hizo periodista en el extinto Diario 16 y conocedor de los bajos y altos fondos de Madrid. Lo que Andreu Martín, González Ledesma o Vázquez Montalbán hacían en Barcelona, él lo hacía en la capital. Sus novelas han sido un vehículo para tratar de retratar la sociedad turbulenta que les ha tocado vivir desde los bajos fondos que siempre son las alcantarillas de los altos.

Sus primeras novelas policiacas (no ha dejado de escribir de todo y para todos los géneros) tenían como protagonista a Toni Romano: un exboxeador y expolicía que trataba de sobrevivir cobrando deudas de morosos. Luego dio el pelotazo al crear la serie de televisión 'Brigada Central', protagonizada por un comisario gitano, Manuel Flores, de la que publicó una versión escrita y, en su penúltima narración, utiliza como investigador a un abogado de pobres, Liberto Ruano.

A lo largo de sus libros ha ido apareciendo un escritor y novelista de pasado antifranquista que hacía de trasunto de sí mismo y pasaba por las novelas sin llegar a ser nunca protagonista: Juan Delforo. En esta novela es el narrador principal pero los verdaderos protagonistas son sus padres.

Las novelas de Juan Madrid han sido siempre muy rápidas y nada complejas. Siempre le gusta decir que son como combates de boxeo: «Amaga y golpea». Se las ve venir desde el principio porque no le interesa guardarse sorpresas para el final. Sin embargo, ésta es todo lo contrario. Es bastante compleja narrativamente. Se mueve en varios planos temporales y geográficos para conformar un rompecabezas cuyo meollo es un crimen, en eso sí sigue fiel a sus orígenes. La comenzó a escribir hace cinco años y tuvo que parar porque sufrió un derrame cerebral.

La cercanía sentimental a los personajes le hizo reescribirla varias veces y el resultado es diferente a lo que nos tiene acostumbrados.

Partiendo de un asesinato salvaje en el Burgos capital del ejército franquista, que puede salpicar a un gerifalte del régimen en medio de la guerra civil, va y viene entre el presente y la postguerra, concretamente en el momento en el que Franco se quiere deshacer de los falangistas para convertirse en aliado anticomunista, limpio de fascismo, de los americanos.

Hay guerra y represalias a los perdedores; hay visión de las cloacas de la policía desde la postguerra hasta el comienzo de la democracia española; pero, sobre todo, hay un gran amor hacia la pareja que ficcionaliza a los padres del autor.

Una pareja que representaba en el 36 las posibilidades de una España moderna y culta: científica ella y catedrático de Historia él, que debieron dejar de lado ese futuro para luchar por la libertad y la democracia.

Perdieron la batalla pero siempre fueron un ejemplo de dignidad para el autor.

Esta novela es su homenaje a ellos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos