Historia de una saga familiar en las dos Españas

JOSÉ FERMÍN HERNÁNDEZ LÁZARO

Después de leer 'Honrarás a tu padre y a tu madre' es obvio que algunos dudarán en clasificar este libro de Cristina Fallarás dentro del género puramente novelístico. La propia autora ha dicho y escrito que el origen de esa obra radica en hechos, personajes y paisajes reales relacionados directamente con su familia. Es de algún modo la crónica de los avatares familiares sucedidos a un clan familiar (dos realmente) a lo largo del siglo XX.

La autora, con una habilidad propia de quien lo pretende, logra que uno encuentre página tras página pasajes alternos de acontecimientos que suceden a distintas personas de manera que crece el interés sabiendo o quizá esperando que en el final todos concurran.

La periodista Cristina Fallarás escribió este libro ansiosa por conocer el pasado de su familia o quizá para entender mejor su íntima propiedad. Aquí veremos cómo los abuelos de la protagonista 'vivieron' la guerra en bandos contrarios queriendo el destino luego que descendientes de uno y otro unieran sus vidas contrayendo matrimonio.

Uno de aquellos fue fusilado el 5 de diciembre de 1937 en el cementerio zaragozano de Torrero, el otro formaba parte del pelotón de ejecución. El hijo del primero terminará casándose con la hija del segundo. Y Cristina Fallarás, tras una larga y costosa investigación, lo cuenta todo.

La novela, como se ha dicho, interesa porque descubre relaciones inesperadas. El encargado del pelotón de fusilamiento, que llegó a ser coronel en el ejército franquista, era bisnieto del presidente mejicano Benito Juárez, el fusilado tenía 35 años, era carpintero y vinculado al mundo del teatro porque trabajaba de tramoyista en el teatro Argensola de Zaragoza. Cuando murió dejó un hijo pequeño, que fue el padre de Cristina Fallarás.

Es pues 'Honrarás a tu padre y a tu madre' la historia de una saga familiar cuyo último eslabón es esta autora nacida en Zaragoza en 1968. Y es ella, la novelista, la que sin querer resistirse ni mucho menos negar tal realidad, dice en la síntesis de la novela, «Me llamo Cristina y he salido a buscar a mis muertos». Y los encuentra. Por un lado halla a una abuela humilde, trabajadora y viuda joven, mientras por el otro blande su abuelo un impecable uniforme y un brillante sable. Pese a ello, ni una ni otra familia tuvieron nunca entre sí palabras incómodas mucho menos ofensivas.

El libro comienza con la salida de Cristina desde Barcelona en busca de ese pasado familiar que quiere conocer y que extenderá sus ramas hacia los dos bandos contendientes en el trágico encuentro 1936-1939; los que disparan y los que mueren.

Otra versión de las dos Españas aquí contada sin tópicos. Escrita en primera persona y en tiempo presente no parece novela escrita con intención política sino pretendiente de hacer literatura, una buena literatura escrita por quien ya tiene probada su vocación de escritora y sin embargo con larga trayectoria en el oficio de periodista.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos