La frívola fantasía de un refugiado con el poder de volar

La frívola fantasía  de un refugiado con  el poder de volar

El Gran Premio del Jurado en el último Festival de Sitges se lo llevó 'Jupiter's Moon', que invitó a los espectadores a escapar de la proyección por culpa del tedio. La nueva producción de Kornél Mundruczó, que encandiló a algún despistado con 'White Dog', su anterior obra, encaja mejor en el marco del cine social que en el género fantástico. La excusa sobrenatural, la capacidad de levitar del protagonista, un refugiado sirio intentando sobrevivir a las adversidades, se antoja una mera excusa para ofrecer algunas imágenes espectaculares, poderosas visualmente pero terriblemente frívolas.

Un ritmo pausado, irritante, alarga una historia que intenta sobresalir tirando de algunos trucos de magia informática que nublan un mensaje trillado y cansino. Eso sí, subrayada. «Yo no suelo hablar de temas de la actualidad y estoy lejos del cine político», afirma el director, que escribió el guion hace cinco años. Los vuelos del protagonista resultan verosímiles gracias a los efectos especiales. «Tuvimos que bloquear siete kilómetros de calles con la ayuda de setenta policías», detalla Mundruczó.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos