Emma Suárez se convierte en abuela a su pesar

Premio del Jurado en la sección Un Certain Regard del festival de Cannes, 'Las hijas de abril', producción mexicana dirigida por Michel Franco, autor de la aplaudida 'Después de Lucía'), visita la cartelera esgrimiendo el excelente protagonismo de Emma Suárez, una de las escasas presencias nacionales en el festival galo de este año. La última musa de Almodóvar se pone en la piel de una abuela a su pesar cuando su descendencia tiene un hijo demasiado temprano, cuando no toca, lo que le lleva a evolucionar de madre comprensiva a mujer al borde de un ataque de nervios.

Su hija de diecisiete años está embarazada, con problemas económicos, un imprevisto que puede complicarse irremediablemente cuando la armonía familiar es un disparate. La composición del personaje que elabora Suárez se revela como la principal baza de un filme enérgico en el cual no hay juicios morales, se exponen los hechos y las emociones, una virtud que hay que agradecer al director, entusiasmado con el trabajo de su actriz principal.

«Emma tiene una intuición, talento y entrega que se notan en la película», señala sincero Michel Franco. «Trabaja con la mente y el estómago a la par, se guía por la intuición, pero es sumamente inteligente. A veces sufre, se desgasta y espera recibir mucho a cambio de lo que da, necesita que seamos conscientes de su entrega. Si ese compromiso se rompe, ella se pierde y la película también». O sea, lo que en el campo de la interpretación se entiende como verdad.

Fotos

Vídeos