Un dramón lacrimógeno con Julia Roberts de madre

Aquellos adictos a los dramones de sobremesa están de enhorabuena. La lacrimógena 'Wonder' reúne todos los requisitos para manipular con efectividad nuestras emociones. No hay que quitarle tamaño mérito, perfecto en estas fechas señaladas. Parte de un personaje del que es imposible no enamorarse, un niño de diez años que busca su sitio, en el colegio y en el mundo. Nacer con una malformación facial no se lo pone nada fácil.

Después de numerosas operaciones, su aspecto no es el que la dictadura de la belleza ha extendido, pero el apoyo de sus ancestros y la irrupción de nuevas amistades al empezar a ir a clase rompen la barrera de la supuesta normalidad para ser aceptado, aunque sea diferente a los ojos de los demás. Con unos padres como Julia Roberts y Owen Wilson quizás todo sea más fácil.

Jacob Tremblay ('La habitación') borda el papel de chico que quiere ser aceptado por la comunidad. Stephen Chbosky ('Las ventajas de ser un marginado') dirige esta adaptación de la obra superventas de R.J. Palacio, una emotiva película que trata temas como el acoso escolar y dribla a conciencia, en algunos pasajes, el exceso de sentimentalismo para no resultar del todo empalagosa, aunque su carácter melodramático puede empujarle directamente a los Oscar. El humor y unos personajes entrañables, que llaman con su comportamiento a nuestra infancia, consiguen que olvidemos el exceso de moralina que impregna una propuesta consciente en todo momento de su razón de ser.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos