Los cuadros de Van Gogh cobran vida

Premio del público en el festival de Annecy, un referente absoluto para todo amante del cine de animación, 'Loving Vincent' es un prodigio técnico sin parangón, una virguería animada nunca vista antes. Cada fotograma es un cuadro pintado al óleo, tal y como Vincent Van Gogh lo hubiera pintado. Teniendo en cuenta que dura 95 minutos, más de 60.000 fotogramas, echen cuentas. Muchos han sido los pintores profesionales implicados en la elaboración de una producción que ha tardado siete años en convertirse en realidad.

El reconocible estilo visual del famoso artista de la oreja cortada inspira una pieza única que se ha gestado principalmente en Polonia, pero ha contado con la participación de múltiples pinceles de numerosos rincones del mundo. Hugh Welchman co-dirige esta sucesión de cuadros vivientes junto a Dorota Kobiela, artífice principal de la idea. Graduada en la Academia Artística de Varsovia, se propuso combinar su pasión por la pintura y el cine en un cortometraje que se vio convertido en un largometraje con la ayuda de 125 artistas. Se rodó inicialmente con actores, antes de pasar a los lienzos, en sets construidos con la apariencia real de los cuadros, con cromas animados por ordenador en algunos casos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos