CASA-MUSEO EN CELLORIGO

Como singularidad, los tres pisos del palacio están adornados con 60 cuadros del propio Guinea, así que supone un auténtico museo privado y personal. «Tiene un encanto maravilloso porque los cuadros van totalmente de acuerdo con las estancia», explica la guía. Guinea es un pintor autodidacta que aprendió copiando obras de Zurbarán y Goya y que actuará como guía propio del edificio y explicará el proceso de rehabilitación realizado durante los últimos treinta años.

Fotos

Vídeos