«Todos los cantaores buscamos nuestro estilo más personal»

Miguel de Tena debuta esta noche en los Jueves Flamencos. /TONI BLANCO
Miguel de Tena debuta esta noche en los Jueves Flamencos. / TONI BLANCO

El extremeño Miguel de Tena, ganador de la Lámpara Minera, cierra esta noche los conciertos flamencos del Salón de Columnas Miguel de Tena Cantaor de Badajoz

Pablo García Mancha
PABLO GARCÍA MANCHALogroño

Miguel de Tena (Ruecas; Badajoz, 1976) cierra hoy a partir de las 21 horas los conciertos del Salón de Columnas de esta XXII edición de los Jueves Flamencos: «Llevo unos veinte años con la bandera del flamenco extremeño por todo el mundo, aunque no se conozca tanto fuera de nuestra tierra la expresión genuina y propia de nuestro cante». Y es que existen infinidad de variantes cantoras en el flamenco extremeño: los jaleos, los fandangos de Fregenal, los tangos, la taranta de Pepe el Molinero, pero «lo más singular es que al interpretar estos cantes introducimos giros y terminaciones que tienen que ver con nuestra forma de hablar, con la manera que tenemos de pronunciar el idioma. Y pongo algún ejemplo, en vez de decir chiquitito, nosotros decimos 'chiquinino' y eso se traslada al cante: 'Que vengan de dos en dos, que vengan de tres en tres, que yo tengo unas 'alpargatinas' que me bailan en los pies'. Estos son 'dejillos' de nuestra idiosincrasia a la hora de hablar cotidianamente y que tiene después su reflejo en nuestra manera de cantar».

Los grandes

Pero más allá de todo esto, la fuente en la que bebe el cante de Miguel de Tena también es la delflamenco más clásico, en nombres esenciales en la historia de este arte: Vallejo, Fosforito o Antonio Mairena: «La verdad es que me gusta tener un abanico muy extenso de referencias y de búsqueda. Desde que comencé mi andadura por el cante flamenco he perseguido el sonido de grandes cantaores a los que he escuchado muchísimo para después quedarme con lo que más me gusta y emociona. De todos aprendes y de cada uno de ellos descubres matices asombrosos que luego puedes incorporar a tu estilo. Por ejemplo, de los cantes de la época dorada del flamenco de Manuel Vallejo me quedo con sus fandangos, con sus cantes libres como la granaína o la malagueña, tan sutiles y bellos. De Antonio Mairena destaco su rotundidad al cantar por siguriyas o por soleá y de Fosforito me emocionan la caña o las alegrías».

Cantes de Extremadura | «Llevo unos veinte años con la bandera del flamenco extremeño, con el orgullo de mi tierra»

Interpretación a la extremeña | «Al interpretar estos cantes introducimos giros y terminaciones de nuestra forma de hablar»

La búsqueda del estilo | «Cada uno tenemos nuestra voz, nuestras cuerdas vocales y unas vivencias diferentes»

Lámpara Minera | «Ganarla me sirvió muchísimo, me dio a conocer y crecí como cantaor en otros estilos»

Y una vez establecidas las bases y la estructura geométrica de los cantes, llega el momento de hacerlos propios e interiorizarlos para encontrar el eco más personal posible: «No es nada fácil. Y es curioso, todos los cantaores han hecho cantes de otros y han sonado genuinos. Antonio Mairena se iba a escuchar a determinados cantaores que le emocionaban y Camarón, mucho más cercano en el tiempo a nosotros, hacía tres cuartos de lo mismo. Luego los adaptaban a su forma y a sus maneras. Yo hago lo mismo, los escucho y después trato de aportar mi cante personal, el estilo que surge en mi interior. Cada uno tenemos nuestra voz, nuestras cuerdas vocales y unas vivencias diferentes. Es como un trabajo de recopilación y de adaptación a nuestras características personales».

Lámpara minera y caza

Miguel de Tena ganó la Lámpara Minera, precisamente una especialidad de cantes radicalmente alejados de la expresión extremeña: «Fue un reto increíble puesto que es un universo flamenco muy diferente y tuve que estudiar muchísimo. Me sirvió, me dio a conocer mucho y crecí como cantaor porque me dio la oportunidad de incorporar a mi acervo nuevos matices. Fue un verdadero orgullo ganar». Uno de los cantes que más fama le ha dado son los llamados 'Fandangos de cacería': «Son lances de caza. El fandango tiene la estructura de un poema y yo canto cosas como ésta: 'Vaya liebre más bravía a la que mi perro corrió / vaya liebre más bravía / cuando al alambrado llegó / se enganchó y no podía / por eso no la mató'. Son anécdotas de una jornada de caza. Soy aficionado a la caza y mi modalidad es la caza del conejo con podenco».

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos