La Rioja

Las nevadas no cesan en Cataluña

Las nevadas caídas debajan en la estación de La Molina una preciosa estampa en San Valentín
Las nevadas caídas debajan en la estación de La Molina una preciosa estampa en San Valentín / Twitter La Molina
  • Vallter 2000 no ha podido abrir desde el pasado domingo por las intensas precipitaciones, mientras que La Molina continúa trabajando para disponer de una estación al completo

El buen tiempo fue la excusa ideal del fin de semana para acudir a las pistas catalanas que tanto viento habían registrado en las jornadas anteriores, acompañadas de una intensa caída de nieve. Pero para el fin de semana, había regresado el sol, al menos en la estación de Vallter 2000, donde la temporada que se vive hasta el momento es para enmarcar.

Allí habían preparado algo especial para los usuarios que quisieran disfrutar de la jornada con una fiesta de San Valentín por todo lo grande. Adelantaban así una fecha que no en muchos lugares de España se celebra de forma significativa en plena temporada de esquí.

Tuvieron suerte al hacerlo, pues el domingo fue el último día que Vallter pudo abrir sus puertas. Lo hizo con un 100% de su dominio disponible y con hasta 190 centímetros de nieve acumulada en las cotas altas. Condiciones idóneas para disfrutar de una jornada en la que el sol volvía a ser el gran protagonista.

Vall de Nuria, al 100%

Desde entonces, las cosas no han podido ser más irregulares, pues las precipitaciones en forma de nieve han sido otra vez intensas sobre unas pistas que no han podido volver a abrir sus puertas. Ni el lunes, ni el martes, ni siquiera este miércoles ha llegado una buena noticia desde Gerona, donde se trabaja a destajo en busca de prevención de aludes. El resultado tras las intensas nevadas es espectacular.

Por el momento, otros centros del Grupo FGC como La Molina continúan de dulce, pues a pesar de las nevadas que han dejado en sus instalaciones hasta 50 centímetros, han podido abrir parte del dominio. El martes había 27 de sus 63 pistas disponibles para deslizarse y disfrutar de una magnífica jornada de San Valentín. Pronto, cuando se acaben los trabajos, se dispondrá de mucho más. Otra de las caras positivas de la jornada se viven en Vall de Nuria. Allí ha sido posible abrir toda la extensión esquiable.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate