CAMPOSANTO

'Me agrada un cementerio de muertos bien relleno...' dejaba escrito Espronceda en 'La desesperación'. El romanticismo hizo de los camposantos uno de sus escenarios más sugestivos y evocadores y ahora el 'necroturismo' o turismo de cementerios quiere recuperarlos para la nueva causa. Logroño, que no permanece ajeno a la tendencia, ya tuvo su particular intento de 'poner en valor' el suyo. Un intento que quedó plasmado en forma de libro: 'El cementerio municipal de Logroño', de Esther de Corta y Myriam Ferreira. Hablar del cementerio es hablar de dos siglos de la historia de la capital, demasiado como para estar condenado al olvido. Y es que los cementerios, paradójicamente, no son el final de nada, sino el comienzo o, cuanto menos, parte del recorrido.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos