Cuando el acoso escolar conduce al sufrimiento

JOSÉ FERMÍN HERNÁNDEZ LÁZARO

Yo también sufrí bullying' firmado por la periodista Sara Brun y el actor calagurritano Nacho Guerreros (para sus familiares y amigos más íntimos Ignacio) es un libro cuyo contenido supera en mucho a cuanto sugiere su edición y su aspecto físico material. Tal parece que el público objetivo al que va dirigido es todo aquel que conoce al actor de la serie televisiva 'Aquí no hay quien viva' en la que interpreta al personaje Coque. Y eso es acertado pero es una lástima que tan excelente contenido quede constreñido a los seguidores, admiradores o fans de un actor muy conocido pero que nada interesará a la masa de potenciales lectores a los que el mundo particular de un actor les interesa poco sin embargo de que lo que trata el libro aprovecharía a muchos. 'Yo también sufrí bullying' es una idea excelente, muy bien desarrollada que seguro que cumplirá los objetivos de la editorial y especialmente de sus autores, Nacho Guerreros y Sara Brun.

Teme sin embargo este lector que a la vista de su portada quien más quien menos pensará que es un libro autobiográfico con lo que tan sólo inducirá a su compra a quienes conocen al popular actor dejando fuera a un público seguramente muy interesado en este tema pero no identificado con la imagen de llamada en la carátula. Sin paliativos este libro -'tripas' adentro- es interesantísimo y muy recomendable su lectura para la toma de conciencia social acerca de una herida de pocos pero cicatriz de muchos. La lectura de sus páginas contribuirá mucho a la concienciación de la dramática realidad que niños, adolescentes y sus familias están sufriendo ahora mismo. Tiene el libro varios núcleos de interés. Por una parte están las páginas 19 a 32 en las que Nacho Guerreros en primera persona resume su experiencia con tan realista habilidad que de algún modo hace revivir al lector su sufrimiento durante 'aquel año en Calahorra'. Se incluyen testimonios de algunos jóvenes o niños que han vivido situaciones tan tormentosas que -dicho sea en términos coloquiales- ponen 'los pelos de punta': «No puedo ir al colegio... a veces temo por mi vida, otras deseo que vengan a por mí y que pase de una vez para que termine todo...» (Adolescente de 14 años). Todo esto sin olvidar que algunos llegaron al suicidio. No se silencia en sus páginas la actitud de muchos centros escolares que priorizan defenderse antes que aceptar la realidad de las víctimas de bullying en el ámbito de la escuela («Son cosas de niños»). Da pautas para descubrir a quienes callan pese a ser acosados y facilita un elenco de asociaciones españolas al servicio de las familias afectadas por tan importante problema. O sea que 'Yo también sufrí bullying' es un extraordinario trabajo de concienciación muy bien concebido por sus autores y mejor estructurado para su divulgación. Lástima que Nacho Guerreros, nuestro entrañable, querido y buen actor en lugar de ser estrella en España lo fuera a nivel universal. En ese caso el objetivo del libro hubiera alcanzado la frontera de lo ideal. Queda confiar en el boca a boca.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos