La Rioja

Todos al Serranobús

Canales de la Sierra. Iglesia románica de San Cristóbal, la única de este estilo con galería porticada en La Rioja.
Canales de la Sierra. Iglesia románica de San Cristóbal, la única de este estilo con galería porticada en La Rioja. / JUSTO RODRÍGUEZ
  • El colectivo de las 7 Villas vuelve aponer en marcha el 'Serranobús', una excusa perfecta para conocer una zona demasiado desconocida para muchos: el Alto Najerilla

Las rutas turísticas en autobús son cómodas, permiten un viaje organizado, sin improvisaciones ni imprevistos, con un conductor y un guía. El turista sólo debe disfrutar. Este tipo de rutas comenzaron en La Rioja con el Vinobús puesto en marcha por La Rioja Turismo pero han derivado en otras temáticas, como el Dinobús, el Celtibús, Romanicobús, el Imperialbús y el Serranobús. La ruta histórica de Carlos V concluye mañana sábado con la visita al monasterio de Santa María la Real de Nájera y a las murallas, el Cubo del Revellín, las iglesias de Santiago el Real y Santa María de Palacio y la concatedral de la Redonda en Logroño, un recorrido por la huella del rey del Sacro Imperio Romano Germánico.

El pasado otoño se puso en marcha el Serranobús, también por iniciativa de La Rioja Turismo. Pero la idea ha gustado y se ha reactivado esta primavera, aunque ahora por iniciativa propia del colectivo de las 7 Villas del Alto Najerilla, compuesto por Canales, Villavelayo, Mansilla, Viniegra de Arriba y Viniegra de Abajo, Ventrosa y Brieva. «El colectivo se creó en 1992, con representantes de cada municipio, para promocionar la zona, muy necesitada de infraestructuras y promoción turística», recuerda Pablo Fontecha, miembro de las 7 Villas. En este sentido, Fontecha confiesa que «hemos copiado la idea del Serranobús, pero contamos con el apoyo de La Rioja Turismo a nivel de promoción de la actividad y con las mismas guías turísticas de Azafatas Rioja». Además, en cada localidad siempre hay voluntarios de cada pueblo que ayudan en las explicaciones y abren las puertas de los puntos turísticos.

La primera de estas rutas se celebró el pasado 21 de mayo visitando el monasterio de Valvanera, Brieva y Anguiano. La próxima ruta se celebrará el 4 de junio con un recorrido que conducirá a Canales, Villavelayo y Ventrosa. Y, de momento, la última cita será el 25 de junio, con parada en Viniegra de Arriba, Viniegra de Abajo y Mansilla. Para que el Serranobús pueda ponerse en marcha es necesario un mínimo de veinte inscritos (completar un minibús), aunque el máximo es de unas 50 plazas (un autobús normal). El precio del billete es de 32 euros por persona e incluye la comida en uno de los restaurantes de la ruta, porque el regreso es, aproximadamente, a las 19 horas, tras partir a las 9 horas desde la Oficina de Turismo de Logroño.

La zona del Alto Najerilla es un espacio tan hermoso como desconocido. Situado entre Sierra Cebollera y la Sierra de la Demanda, es un espacio por descubrir que merece la pena visitar. «La imagen que se le ha quedado a la gente es la de unos pueblos descuidados y abandonados, así que, cuando vienen, se sorprenden de lo cuidados y limpios que están», asegura Pablo Fontecha. Los propios municipios en sí cuentan con una belleza singular, como Viniegra de Abajo, repleto de casas de indianos; o el remoto Brieva, con calles empedradas. Y cada uno tiene atractivos turísticos propios. Por ejemplo, en Brieva existe un museo del esquileo, en Ventrosa hay un museo etnográfico, en Canales hay un teatro rural que se estima puede ser el más antiguo de La Rioja y en Mansilla hay una exposición en 3D de cómo era el pueblo antiguo, el mismo que, cuando baja el nivel del agua en el embalse, siempre sale a la luz y recibe muchos visitantes. Todo eso al margen de iglesias, ermitas y una fabulosa arquitectura civil con casas solariegas y palacios.

«Paz, sosiego...»

«El problema es que las 7 Villas pillan a 'desmano', es una zona remota y, por tanto, resulta desconocida hasta para los riojanos. Uno de nuestras grandes reivindicaciones es la carretera de acceso, la LR-113. Las curvas no se pueden quitar, pero podría mejorar mucho. Eso retrae a mucha gente», critica Fontecha. En verano, los pueblos del Alto Najerilla tienen mucha vida, allí la gente encuentra «paz, sosiego y tranquilidad» porque, además, es un destino perfecto de «ocio medioambiental» y se pueden practicar deportes y actividades como el senderismo, el ciclismo, el montañismo.

En verano los pueblos celebran sus fiestas patronales y se celebran otros eventos como la Fiesta Celtíbera de Canales, la Feria de Ganadería de las 7 Villas, la Fiesta de la Trashumancia y el Kilómetro Vertical de Brieva, la Marcha de los Trashumantes de Viniegra o la primera marcha de BTT 'La ruta del zorro' que se celebrará este verano en Ventrosa. Pero el invierno, en cambio, es largo, «aquí dura mucho más de tres meses», advierte Fontecha. «Hemos querido poner de nuevo en marcha el Serranobús en una época en la que no nos visita tanta gente. El objetivo es dar a conocer las 7 Villas, que pasen hasta el fondo de La Rioja y vean que hay pueblos muy bonitos que merece la pena visitar», afirma Pablo Fontecha.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate