La Rioja

Una fábula, dos autores y tres animales

Andrés Pascual y Ecequiel Barricart. :: l.r.
Andrés Pascual y Ecequiel Barricart. :: l.r.
  • Andrés Pascual y Ecequiel Barricart presentan su nuevo libro en Santos Ochoa

La agenda literaria de Logroño viene hoy marcada por una doble celebración. El escritor riojano Andrés Pascual presenta en casa su último libro, 'El oso, el tigre y el dragón', una fábula escrita al alimón con su amigo Ecequiel Barricart y que les hizo merecedores del último Premio Urano de Crecimiento Personal.

Con este acto se estrena, además, el nuevo Espacio Santos Ochoa, ubicado en el número 19 de la calle Calvo Sotelo, a donde se ha trasladado la librería hasta ahora instalada en Doctores Castroviejo. Por lo tanto, el público que esta tarde (a partir de las 19.00 horas) asista al evento se verá doblemente sorprendido.

En el caso de Andrés Pascual (Logroño, 1969), estará acompañado por su socio en esta aventura literaria y amigo desde sus años universitarios, Ecequiel Barricart (Pamplona, 1971). Ambos firman la fábula en la que, en cierto modo, han plasmado su filosofía de vida. «Un relato para cuidar nuestras emociones, aprender a gestionar nuestras acciones y conquistar el éxito en la vida», reza la leyenda promocional.

Aunque hace tres semanas que 'El oso, el tigre y el dragón' vio la luz en las librerías de todo el país, los incondicionales de Andrés Pascual podrán conocer hoy de primera mano el porqué de este libro y sus entresijos. También podrán presumir del autógrafo de sus autores.

La fábula de Pascual y Barricart comienza en la ciudad de Sombría, donde un sastre arruinado económica y personalmente recibe la visita y el encargo de confeccionar un traje al 'hombre tranquilo', el mismo que poco después le dejará un sorprendente legado -un oso, un tigre y un dragón- y la promesa de que estos animales le cambiarán la vida. Pero antes tendrá que partir con ellos hacia un destino desconocido.

Son los tres mismos (y metafóricos) animales que habitan en nuestro interior. «El oso ordena nuestras emociones y nos otorga la capacidad de amar; el tigre gestiona nuestras acciones para alcanzar las metas en el mundo de las cosas; y el dragón nos transporta a lo más alto, al lugar desde el que atisbamos nuestro propósito vital, y es el que da sentido a todo lo demás. Si los alimentamos adecuadamente, dejarán de luchar entre ellos y nos transmitirán sus atributos para caminar firmes hacia la realización personal», explica Andrés Pascual.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate