La Rioja

Instantes de Pasión para la posteridad

  • El claustro de Palacio acoge hasta el 16 de abril la exposición 'La Rioja, Tierra de Pasión'

  • La muestra capta en cincuenta fotografías de José Antonio López Hueto cómo se vive la Semana Santa en once localidades riojanas

Recogimiento, fervor o penitencia son emociones propias de la Semana Santa. Sin embargo, no resulta una tarea sencilla captar esas esencias y retenerlas en un soporte físico. Más aún si se tienen en cuenta las condiciones meteorológicas adversas o la limitada luminosidad que caracterizan a los días (y las noches) en los que cada año suele coincidir la conmemoración de la Pasión de Cristo.

Para el calceatense José Antonio López Hueto esos obstáculos no son sino un acicate. Pues su empeño por plasmar la Pasión en imágenes es más poderoso que cualquier jornada lluviosa u oscura. De ese acusado afán por diseccionar fotográficamente la Semana Santa riojana nace la exposición 'La Rioja, Tierra de Pasión', que se inauguró ayer y se podrá visitar hasta el 16 de abril.

La muestra, organizada por la Hermandad de Cofradías de la Pasión de Logroño, recorre en cincuenta estampas de gran tamaño (100x70 centímetros) tomadas desde el 2008 la Semana Santa de once localidades riojanas (Logroño, Alfaro, Arnedo, Autol, Calahorra, Cornago, Haro, Murillo de Río Leza, Nájera, San Vicente de la Sonsierra y Santo Domingo de la Calzada).

A la espectacularidad de las fotografías de Hueto se suma la magnificencia del escenario que alberga la exposición, el claustro de Santa María de Palacio, cuyos frescos dieciochescos del Vía Crucis de José de Vexés vigilan como inmejorables compañeros a los lienzos fotográficos.

En una peculiar aunque perfectamente hilada comunión, la modernidad y la tradición conviven sin estridencias en las instantáneas de Hueto conformando una colección armoniosa en la que destacan los detalles. La penetrante mirada de un devoto a la Virgen desde las rejas de La Redonda de Logroño, el inclemente azote de una madeja de un disciplinante de San Vicente, el sufrido acompañamiento del cirineo que asciende penosamente el Calvario en Arnedo, la silenciosa serie de indolentes sayones barrocos que procesionan en Cornago... Y así hasta cincuenta vistazos que retratan cómo se vive la Pasión en La Rioja, una celebración que, según el fotógrafo, «nada tiene que envidiar» a otras con más renombre en España.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate