La Rioja

El presidente del Centro Riojano de Madrid, Pedro López Arriba. ::
El presidente del Centro Riojano de Madrid, Pedro López Arriba. :: / C.R.M.

«Sagasta y Olózaga tuvieron auténticas vidas de novela»

  • El Círculo Logroñés acoge esta tarde (20 horas) la conferencia 'Riojanos ilustres del siglo XIX', a cargo del presidente del Centro Riojano de Madrid

'Riojanos ilustres del siglo XIX' es el título de la conferencia que el presidente del Centro Riojano de Madrid, Pedro López Arriba, pronunciará esta tarde (20 horas) en el Círculo Logroñés en un evento organizado para celebrar los recientes aniversarios de ambas entidades (el 115º del Centro Riojano y el centenario del Círculo).

- La conferencia lleva por título 'Riojanos ilustres del siglo XIX'. ¿El tema lo ha escogido usted?

- El año pasado dedicamos en el Centro un ciclo entero al siglo XIX y una de esas conferencias la hube de preparar yo porque nos fue prácticamente imposible conseguir que alguien realizara una panorámica general, un recorrido completo por ese siglo, porque nadie se atrevía. Básicamente, lo que hice fue recoger las tres épocas fundamentales del siglo: la del paso del XVIII al XIX, con las guerras con Francia e Inglaterra, la Guerra de la Independencia y la petición de la provincia; luego la época revolucionaria a partir de 1820 con los gobiernos de Mendizábal e Istúriz hasta los mandatos de Espartero; y después ya la época de Sagasta, probablemente la más fructífera.

- ¿Alguna razón explica dicha concentración de personajes influyentes riojanos en el siglo XIX?

- En La Rioja, como en otras partes de España, partimos de la creación de grandes sociedades económicas de Amigos del País, como por ejemplo la Real Sociedad Económica de La Rioja Castellana, que luego fue muy importante para configurar la diputación provincial. En cualquier caso, el azar también juega su papel y no hay que buscar la necesidad.

- ¿Destacaría a algún ilustre que debería ser más conocido y, sin embargo, se ha postergado al olvido?

- Creo que al que menos atención se le ha prestado, porque es un riojano 'menor' ya que se limita a nacer y pasar su primera infancia en Tricio pero luego se forma en Barcelona, es el doctor Mariano de la Paz Graells, que será un personaje clave en la lucha contra la filoxera no solo a nivel nacional sino también internacional. Ya para entonces era catedrático en Madrid, había fundado la Academia de Ciencias Naturales... Luego hay otros olvidados, muchos son personajes que, valga la expresión, eran las correas de transmisión entre la población riojana normalmente identificada con el régimen liberal y los grandes líderes que estaban en Madrid. Por ejemplo, Sagasta tenía mucho peso en Madrid porque, entre otras cosas, mantenía lazos con los alcaldes de la zona y con los presidentes de la Diputación. Una situación que se repitió también con personajes que vivieron en la época de Espartero o de Salustiano Olózaga.

- Y usted, ¿guarda especial cariño hacia algún personaje?

- Hay dos muy especiales: Sagasta y Olózaga, los dos muy fogosos en su juventud y luego muy templados en su edad madura. Y muy fructíferos los dos, tanto en la política nacional como en la riojana. Son dos personas que tuvieron auténticas vidas de novela.

- La conferencia tiene, pues, una clara intención divulgativa.

- Esa pretensión siempre tiene que estar presente. De hecho, lo intentamos con los ciclos de conferencias que organizamos en Madrid, en los que procuramos destacar a las grandes figuras riojanas, desde las antiguas como Quintiliano hasta las más recientes, como Gustavo Bueno. Ese afán divulgativo es muy necesario porque a veces lo obvio se nos escapa, damos por sabidas las cosas y al final resulta que no eran tan sabidas o que han sido olvidadas y conviene refrescarlas.