La Rioja

Al son de la alegría africana

Integrantes del grupo Aba Taano, en una de sus actuaciones de góspel africano. ::
Integrantes del grupo Aba Taano, en una de sus actuaciones de góspel africano. :: / ABA TAANO
  • El conjunto, formado por chavales de un orfanato de Uganda, recauda con sus conciertos fondos para la Ong Música para Salvar Vidas

  • El grupo Aba Taano abre hoy en Calahorra su gira de música góspel por La Rioja

Su historia comenzó en el año 2005. Elisabeth Michot, una empresaria del sector de la música, tuvo la idea de llevar de gira por España a los 22 niños del coro de un orfanato de Ganda (una zona empobrecida de Angola) para presentar su música y su cultura. Pero al regresar de la gira, el dueño del orfanato ya nos los quiso acoger, al conocer que el dinero recaudado en el viaje era sólo para los chicos y no para el centro. «Los chavales se encontraron entonces en una situación peor a la que estaban y yo tenía un gran sentimiento de culpabilidad», recuerda Michot.

Sin embargo, no se lo pensó dos veces y lo primero que hizo fue llevarse a los 22 chavales a Madrid. Pero después de un tiempo, ella y su marido volvieron con los niños a África para abrir un orfanato en Uganda. Estos son los inicios de la Ong Música para Salvar Vidas, que a través de este centro proporciona un hogar y una educación a 40 niños marcados por un terrible pasado.

La música y la danza son parte de la terapia que reciben para salir adelante. Y todos esos conocimientos musicales los ponen en práctica en grupo musicales como Aba Taano. Un conjunto de góspel africano que está de gira en noviembre y diciembre por La Rioja para mostrar, a capella, la alegría de África. La gira por La Rioja comienza hoy en Calahorra, en la iglesia de los Santos Mártires (20.15 horas). El concierto servirá además para inaugurar la Semana de la Familia de la Obra Social Santos Mártires.

La entrada es gratuita, pero el público puede hacer un donativo al final de la actuación. «Es importante que la gente vaya porque van a ver un espectáculo precioso y al mismo tiempo pueden colaborar en un proyecto humanitario», dice Michot.