La Rioja

Arte bajo el agua

Arte bajo el agua
  • El estudio Giant Squid se saca de la manga una aventura sensorial y cautivadora que invita al jugador a explorar el fondo marino como nunca antes

Aún hoy, pese a que no son pocos los estudios que han demostrado los efectos positivos de los videojuegos así como su potencial artístico, existen ciertos clichés asociados al ocio electrónico. El término violencia suele ser el más repetido cuando se trata de juzgar a este medio, y ante trágicas noticias con armas de por medio, no son pocos los titulares que vinculan el hecho con un videojuego. En ningún caso ocurriría lo mismo con, por ejemplo, una película de Quentin Tarantino, cargadas de intensas escenas. Sin embargo, hay estudios cuya labor es el ejemplo perfecto para acabar con dichos clichés. Uno de ellos es Giant Squid, creadores de 'Abzû', un periplo submarino, sensorial y cautivador que invita al jugador a explorar el océano con el único afán de disfrutar de lo que ve y escucha.

'Abzû' es una aventura atípica, pero tiene un referente que hace apenas unos años conquistó el corazón de crítica y público: 'Journey' (2012). Si bien no han sido pocos los títulos que en los últimos años han buscado ofrecer una experiencia diferente alejada del circuito comercial, especialmente tras la explosión de la escena 'indie', lo cierto es que 'Journey' sorprendió como ningún otro. Con una apuesta por lo sensorial, el título, obra del estudio Thatgamecompany, situaba al jugador a los mandos de un misterioso personaje que debía explorar un desierto tan basto como bello. El juego era precisamente lo que indica su propio nombre: un viaje en el que el jugador se dejaba llevar por las emociones.

En este sentido, 'Abzû' es una experiencia similar, pero su vínculo con 'Journey' va mucho más allá de las apariencias: tanto el director artístico, Matt Nava; como el compositor de su banda sonora, Austin Wintory, forman parte del equipo que ha conseguido trasladar aquella evocadora aventura del desierto a las profundidades marítimas. Por ello, a nivel visual ambos juegos muestran una belleza parecida, más propia de un fresco, aunque en esta ocasión 'Abzû' hace gala de una paleta de colores fríos, más característicos del océano y alejados de los tonos cálidos del desierto. Sin embargo, repite el espectáculo visual que en esta ocasión se ve potenciado por una fauna y flora sorprendentemente viva que reacciona con naturalidad a los movimientos del usuario.

Cientos de peces y especies marinas de todas formas y colores son lo acompañantes del protagonista, un buzo de diseño minimalista. El título es un juego de exploración y no hay forma alguna de morir. Por poner un símil cinéfilo, y salvando las distancias, lo que propone 'Abzû' sería algo así como 'El árbol de la vida', de Terrence Malick, pero en versión videojuego. Es decir, una experiencia sensorial que busca capturar a través de la estética. El trabajo de Wintory vuelve a ser una pieza clave, y es que la banda sonora encaja como un guante de seda con la acción, acentuando los momentos de mayor emoción y transmitiendo la paz que también sabe ofrecer el fondo oceánico.

Durante el viaje, 'Abzû' esconde además diferentes coleccionables que los usuarios deberán encontrar así como opciones tan diversas como la posibilidad de meditar, lo que en el juego se traduce en ponerse en la piel de un animal marino. La gran pega del título es su duración, y es que la aventura se hace corta. No obstante, gustará a los que quieren una experiencia tan diferente como refrescante.

Si hay un estudio que ha sabido rejuvenecer el género de las aventuras gráficas, ese es sin duda Telltale Games. Tras triunfar con licencias como 'The Walking Dead', el estudio se atreve ahora con uno de los superhéroes más conocidos: Batman. Su última obra, 'Batman: The Telltale Series', se desarrolla en 5 capítulos, con el primero ya a la venta, e invita a los usuarios a encarnar a Bruce Wayne y su alter ego alado en una trama en la que las decisiones y las relaciones con el rico elenco de secundarios son la clave.

'Doom' ha vuelto a la vida con una última entrega que ha conseguido adaptar la esencia del original. Sus responsables han lanzado el primer pack de contenido extra, 'Unto the Evil', una serie de añadidos entre los que destacan tres nuevos mapas para el modo multijugador competitivo y nuevo equipamiento. Los usuarios podrán encarnar un nuevo demonio en este mismo modo: El Cosechador. Una buena forma de saciar a los más acérrimos pero escasa para los que esperan más de la franquicia.